Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

3Mar/154

De Molen Rasputin Laphroaig/Caol Ila Barrel Aged

De Molen Rasputin Laphroaig:Caol Ila Barrel AgedDe Molen Rasputin Laphroaig/Caol Ila Barrel Aged - http://www.ratebeer.com/beer/de-molen-rasputin-laphroaig-caol-ila-barrel-aged/212413/

Me apeteció un copazo así de pronto, y como no es cosa habitual últimamente, decidí echar mano de alguna de las joyas que me trajo Pau cuando estuvo de visita.

Tras el largo nombre de esta cerveza de la holandesa De Molen se esconde una de las versiones añejadas en barrica (de dos diferentes marcas de whisky escocés, LaphroaigCaol Ila) de una de sus imperial stout estrella, la Rasputin (aunque creo que la entrada enlazada corresponde a una receta anterior).

Al abrirla, me llevé el primer susto: geiser que te crio, y corriendo a servirla para que se derramase lo mínimo. La espuma, como se ve en la foto, no podría ser más generosa. Por lo demás, parecía negra pero era granate a transluz, más de lo que esperaba.

Asomado el hocico, continuan las sorpresas: no olía prácticamente a nah, y eso en una imperial stout envejecida en whisky es raro, raro. Disipada la espuma empezó a oler, pero a... vino tinto? Tenía un fondo dulce y quemado, pero muy tapado por ese rollo que recordaba precisamente a cervezas como la de antes de ayer, la Bacchus.

Servida sigue el mismo camino y yo ya no puedo sino preguntarme si es que está pocha o qué. Seguía dominando el rollo a vino tinto, con un regusto más a ... como a humo, o a tabaco, más imperial stout ruda, como a mi me gusta, pero al rato se iba y se quedaba ese rollo agrio en los carrillos.

Hablando con Pau por whatsapp a él le pegaba que estuviese contaminada, pero ya por curiosidad, leyendo opiniones en Ratebeer mucha gente comentaba que dominaba la acidez, así que ya no sé qué pensar. Luego lei este comentario y me dije "tate! mi botella también es de marzo de 2013!"

En fin, una pena, no me quiero imaginar lo que costaría en su día (es de esas de tirada limitada) como para que te salga pocha. Ya lo siento por el bueno de Pau, que fue el que me la regaló junto con otras tantas.

21Ene/155

Hartmann Felsen Kellerbier

Hartmann Felsen KellerbierHartmann Felsen Kellerbier - http://www.ratebeer.com/beer/hartmann-felsen-kellerbier/16443/

Pues me guardé esta kellerbier de la Brauerei Hartmann porque me llamó la atención que dice tener un chupito de whiskey de malta. No es que piense que yo voy a notar nada y tampoco soy un gran fan de estos experimentos. pero vaya, me dio curiosidad comprobarlo. Eso si, las expectativas subieron viendo que en Ratebeer la clasifican como ahumada 😀 .

Lucía curiosa, turbia de color naranja amarronado y una espuma que parecía que se iba pero no.

El aroma es símplemente una gozada para mi. Una vez que has probado unas pocas, es inconfundible: es ahumada, un poco demasiado ligera pero realmente rica para mi gusto, con esa mezcla tan extraña entre dulce a malta y torreznos o, en este caso, más tirando a salmón ahumado, al menos mi cabeza es la conexión más clara que hace en algunas de éstas, incluida la que me hoy me ocupa 😀 .

Al echármela al gaznate me pareció como al olerla, una versión de una ahumada muy rica pelín rebajada con agua: era ligera y me pareció en el primer trago que incluso estaba pelín aguada, aunque en el resto ya no me lo pareció: curiosamente fue a más con cada trago, olvidando esa sensación al cabo de 3 o 4.

El sabor es en cualquier caso delicioso,  muy de cerveza francona (esa mezcla entre acaramelada y pan, con el toque ahumado presente pero sin avasallar), con esa prodigiosa mezcla entre ser sabrosa (ésta quizá algo menos, pero aun así iba bien servida) y tremendamente bebible (a lo que contribuyen sus moderados 4.9º).

La verdad es que me terminó pareciendo una muy buena birra, ideal para probar una ahumada sin excesos. Del whisky, como sospechaba, ni rastro (quiero decir, ni rastro para mi paladar, que no da pa tanto), pero vaya, tampoco se le echó en falta 😀 . Y como todas las que Landbierparadies,, imprecionante (chistaco 😆 ): 0.80€.

27Abr/125

Mikkeller Monk’s Elixir

Mikeller_monks_elixir

Mikkeller Monk's Elixir - http://www.ratebeer.com/beer/mikkeller-monks-elixir/72913/

Tras un tiempo sin darle a una cerveza de postre, me decidí por este elixir de los monjes del cervecero Mikkeller, conocido por su estilo "gipsy" (vamos, que va de cervecera en cervecera con sus recetas haciendo lo que le viene en gana :-D). Esta quadrupel, de hecho, se elabora en la belga De Proefbrouwerij, como muchas otras Mikkeller, aunque sea de procedencia danesa.

Al lío, que servida ya luce interesante, muy oscura, casi negra, pero con toques granates a trasluz, y una espumaza que hizo un copete como sólo un vaso trapense puede lograr :-D. La duración es otro cantar, lo normal.

El aroma ya se huele al abrirla, desde la botella, muy dulce, más suave de lo que esperaba. Me pareció de primeras afrutado, tipo ciruelas rojas muy maduras. También me parecía, aspirando mucho, que tenía un toquecito a algo dulce, primero pensé en chocolate, pero luego me pareció que era algo tipo vainilla (o batido de 😀 el caso es que me hizo pensar en algo lácteo). Aun así, era menos intenso de lo que esperaba. Luego, al empezar a beber, me recordó un poco al aroma del clavo (quitando ese toque como salado que tiene).

El sabor también es dulce de primeras, incluso parece que va a ser demasiado, pero justo al pasar de la lengua me dejaba un buen toque a amargo lúpulo que llenaba mucho el paladar (un sabor que se me hizo un poco parecido a la menta), y además el alcohol se deja notar con un agradable calorcito en la garganta (tiene 10º de nada), con lo cual quedaba bastante compensado.

Me pareció que tenía otro toque como ácido, no sé... quizá como un poco a madera (bueno, nunca he bebido zumo de madera, así que... a lo que me imagino que debe saber). Por momentos me hizo pensar en el whisky (bebida en la cual no puedo ser más profano, así que igual un buen whisky no tiene nada que ver 🙂 ) .

Um, pues no sé, ese último toque como a madera mezclado como algo que me recordaba a menta acabó dominando, incluso se notaba en el aroma, e hizo que se me hiciese ligeramente cuesta arriba hacia la mitad. Es curioso, porque luego al final, le volví a coger el punto y el último tercio lo disfruté mucho... excepto el último poquito, que entró medio solo, ¿quizá incluso un poco aguada? A lo mejor es que se me durmió un poco la lengua de tantos rollos :-D.

Desde luego, es una cerveza para tomar bien despacio, porque tiene unos cuantos matices y ese sabor que va cambiando conforme bebes. Por momentos me recordó un poco a la Gouden Carolus Christmas, no sé porqué. Diría que en aquella también había esos toques, pero en su momento no me fijé.

Las quadrupel no son mi estilo favorito de cerveza oscura (donde se ponga una imperial stout :-D...), pero aun así he probado cosas como la increible Rochefort 10 y diría que ésta le queda bastante por debajo. Estaba buena y me pareció "compleja", que diría aquel, pero los sabores que dominaban a ratos no eran mis favoritos. A mi novia, sorprendentemente, le pareció muy rica. ¿Algo está cambiando?

Aun así, una muy buena cerveza, aunque en su estilo hay mucha chicha y es difícil competir. Aun así, potente, sabrosa y algo traicionera como corresponde, pero no repetiré: no es la mejor que he probado y me costó unos muy caros 3.95€ en El Cervecero.