Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

31Ago/115

Westmalle Dubbel

Westmalle_dubbel
Westmalle Dubbel  - http://www.ratebeer.com/beer/westmalle-dubbel/2205/2/1/

Nada mejor que un clásico del viejo continente como es esta trapense belga antes de iniciar mis vacaciones allende los mares. Esta dubbel lucía un color marrón oscuro super turbio y un espectacular copete de espuma, del que aguantó con una capa de un dedo con más o menos entereza.

Al acercar la nariz a la botella me llevé una pequeña decepción, ya que el olor que me llegaba era muy suave, casi imperceptible para mi humilde olftato. Era ese olor como a caramelo que de primeras me hace pensar en chocolate, y que tengo algo más asociado a otros estilos. Al servirla en la estupenda copa de La Trappe se notaba un poquito más, pero tampoco mucho. Lo curioso es que a un metro si que se notaba el aroma, casi más que pegando la nariz. Eso si me gustó y me llamó la atención.

El sabor nuevamente no me lo esparaba, me pareció que predominaba el sabor ese como quemado de algunos otros estilos "oscuros" (¿dunkel? ¿brown ale? no sé), con un regusto que al principio no supe pero luego me pareció que era ese amargo del lúpulo, bastante duradero y casi lo que más me gustó de la cerveza.

Conforme bebía me pareció que se iba haciendo más sabrosa, pasando de un "bueno, está bien" inicial a un "está bastante rica" final. Aun así no termino de entender la leyenda, el sabor estaba bastante bueno pero he probado otras dubbel que me gustaron más, y el aroma, aunque agradable, se me hizo exesivamente flojo.

Se ve que las Westmalle y yo no estamos hechos el uno para el otro :-D, y aunque estaba bastante buena, esperaba más. Me costó unos decentes 1.70€ en El Corte Inglés.

25Ene/112

Westmalle Tripel

La_foto

Westmalle Tripel - http://www.ratebeer.com/beer/westmalle-tripel/2204/

En un vaso trapense. Al olerla en botella, salía un olor afrutado que, como con otras triples claritas, me recuerda a piel de naranja, pero en este caso algo más dulce que otras, aunque este dulzor no tapa el olor alcohólico que desprende. La espuma surge con facilidad al servirla, sin embargo al cabo de unos minutos apenas queda una finísima capa.

El olor en la copa no difería mucho del olor en botella, quizá era menos intenso. El sabor, por su parte, empezaba pareciendo dulce, pero me fue difícil identificar nada porque era demasiado alcohólico. Dejaba un amargor que no es el agradable amargor que creo que proviene del lúpulo (y que es muy evidente en las deliciosas Orval y Achel), sino que recuerda a otras bebidas blancas mucho más alcohólicas que ésta.
 
Me costó acabarla, y no me convenció mucho. Calienta el cuerpo y tiene pegada, pero el sabor y olor eran demasiado alcohólicos. Teniendo los 9.5º que tiene, entiendo que tenga que notarse, pero he probado otras que, teniendo más graduación, el sabor a alcohol era mucho más sutil.

He leído que si la dejas envejecer mejora bastante (lo cual supongo que tiene sentido teniendo en cuenta que tiene una última fermentación en botella), así que supongo que le puedo dar una segunda oportunidad comprando una botella y escondiéndola en algún sótano :-).