Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

2Dic/133

Rodenbach Vintage 2009

Rodenbach Vintage 2009

Rodenbach Vintage 2009 - http://www.ratebeer.com/beer/rodenbach-vintage/112249/

Ya hace un año, en el 2º FFdA, que comenté que quería haber sacado esta cerveza, que tenía preparada desde la primera edición 😀 . El caso es que por un motivo u otro se ha resistido a salir, hasta hoy, por lo que debe llevar un año y medio conmigo.

A pesar de que en la primera que me tomé para el 4º FFdA comenté que intentaría tomarme varias cervezas en esta edición, al final se quedarán en dos, y no ha sido por falta de cerveza durante el finde, sino más bien lo contrario :-D, entre ellas una Rodenbach Gran Cru de barril , para comparar con esta Vintage 2009, que se supone la versión envejecida en madera de esa sour o wild ale (y más concretamente, flanders red ale, estilo clásico de la zona belga flamenca).Rodenbach Vintage 2009 - details

Historietas aparte, la birra luce granate oscura, turbia, sin ni una burbuja y con una espumita marrón muy tentadora.

Al acercar la nariz me sorprendió que era más dulce de lo que yo hubiera pensado, menos vinagre (que aun así está ahí claramente), y más afrutada, como a cereza ácida, pero también acaramelada, como una piruleta de toda la vida.

El sabor también era más dulce de lo que esperaba, mucho menos ácida que la Gran Cru y quizá más cerca de la Rodenbach normal, ácida pero a la vez afrutada, tipo cerezas o moras, pero con un rollo mucho más a vino, realmente la combinación me recordó mucho (y a Carol también 🙂 ) al kalimotxo con licor de mora de nuestra adolescencia 😀 .

Yo, que soy más de ácido, prefiero un poco más de rollo vinagre, pero con la ligerísima burbuja y ese caracter entre dulce y ácida la hacían realmente refrescante, como una buena sidra.

Estaba muy buena, pero sinceramente, en una cata ciega con ésta y las otras Rodenbach, dudo que supiese cuál es cuál. Aun así, es un capricho de los que merece la pena permitirse si te gustan este tipo de cervezas (capricho porque me costó unos 9€ en El Cervecero).

4o_FFdA_logo

Sobre el #FFdA

El #FFdA (Finde Fondo de Armario) es una excusa para sacar de la despensa esas cervezas que, por un motivo u otro, nunca terminamos de sacar, y ya que estamos, contarlo en algún sitio. Este fin de semana se "celebra" la cuarta edición, convocada como siempre por el amijo Birraire.

 
El principal recurso de los viernes

El principal recurso de los viernes

Pues ver las birras que han caído durante el mismo, y las de otras ediciones. Además, en esta edición, Birraire nos animaba a ser aun más exhibicionistas y enseñar nuestras despensas, los lugares de donde salen las birras que caen en este singular evento.

El cajón del super anda un poco tristón...

El cajón del super anda un poco tristón...

En mi caso, tengo un cajón con birras del super (que ahora anda muy triste), una caja con alguna que otra birra grande, un armario con las cosas un poco más especiales, y un armario que, a pesar de ser para las jarras, tiene alguna que otra cosa oculta...

Cervezas que no caben en otro sitio xD

Cervezas que no caben en otro sitio xD

Bueno, y el siempre ocupado rincón de las botellas vacías para devolver en el super 😀 . Cuanto más triste anda el rincón de cervezas del super, más lleno anda el rincón de botellas para reciclar 😀 .

Jarras y joyas

Jarras y joyas

Todo esto, por supuesto, en mi casa de Munich, que tras esfuerzo y viajes (y regalaco del señor de los cuatro anos de por medio) por fin tiene un arsenal decente :-D. En mi casa de Madrid las cosas andan un poco menos desperdigadas.... pero eso lo dejamos para otro #FFdA.

reciclaje

El reciclaje siempre se acumula...

28Jul/112

Rodenbach Grand Cru

Rodenbach_grand_cru

Rodenbach Grand Cru - http://www.ratebeer.com/beer/rodenbach-grand-cru/1194/

Y sin comerlo ni beberlo (bueno, esto último si :D) me planto ante la tercera sour o wild ale del mes, estilo típicamente belga, en este caso de la no menos típica cervecera de ese país, Rodenbach. Con un color granate oscuro y muy turbia, y con una espuma cremosa que surgió con la misma facilidad con que se fue.

El aroma es el que ya estoy empezando a asociar con este estilo (aunque parece ser bastante variopinto, así que lo asociaría sólo a las cervezas belgas de este tipo 🙂 ), con ese rollo a sidra, ácido, que recuerda un poco a manzanas verdes, pero en este caso me pareció como más... oscuro o denso, menos fresco, no sé cómo expresarlo mejor. El caso es que me recordó lejanamente al vino tinto, pero no terminaba de ser eso... a la segunda o tercera olisqueada ya lo tenía claro: realmente a lo que me recuerda es al vinagre. Ese ese mismo aroma fuerte y agrio, nada desagradable para mi gusto, pero esto ya es muy personal (me gusta mucho el vinagre 🙂 ).

De hecho, el sabor también me pareció que tenía un toque a vinagre, incluso quemaba agradablemente la garganta al tragar, y me dejaba un post-sabor bastante intenso que acentuaba el parecido a dicho condimento. También tiene ese toque ácido y dulce que me recuerda a la sidra y a las cerezas respectivamente, como las otras sour o wild ale que he probado, pero creo que bastante menos. Lo que me pareció que predominaba era rollo avinagrado, bien mezclado con el sabor afrutado propio del estilo.

Es como la versión potente o intensa de su hermana, la rica y refrescante Rodenbach, y de hecho la diferencia es que en la Grand Cru predominan las cervezas viejas, ya que tiene dos tercios de cerveza añejada en barril de roble durante dos años, siendo el resto cerveza joven. Es más, por lo que he leído, antes la Grand Cru era sólo cerveza añejada especialmente escogida, pero se ve que les salía caro 😀 y ahora eso lo hacen con la Rodenbach Vintage, que según tengo entendido tiene una tirada mucho más limitada y es más difícil de conseguir (dado su método de elaboración y selección, parece lógico que así sea).

No sabría decir si se nota ligeramente el alcohol, al ser bastante potente el sabor quizá era eso o quizá era otra cosa, pero el caso es que sus 6º tampoco son demasiado. Eso si, por la pegada que tenía, dudo mucho de que fuese esa la graduación, me quedé más bien como me quedo después de tomarme una de 8º :-D. Igual las cervezas añejadas en barril no siempre terminan con la misma graduación... no sé :-).

Me permito usar el término compleja para describirla, porque me pareció que realmente lo es (otras también, pero sólo usaría ese término por sugestión de leerlo a los guruses :-D). Muy rica y original, no me dejó para nada indiferente. No sabría decir si me gustó más que su hermana menor, pero sí me sorprendió bastante más. Muy recomendable para estimular paladares no muy duchos en el asunto, como el mío :-D. Me costó 2.15€ en El Cervecero.

18Jul/114

Rodenbach

Rodenbach

Rodenbach - http://www.ratebeer.com/beer/rodenbach/1193/1/1/

Una nueva marca belga flamenca, de las más conocidas en los círculos cerveciles, en una variedad que fue proclamada como la cerveza más refrescante del mundo por el famoso cazador de cervezas Michael Jackson (si, hay más gente que se llamaba así además del que todos conocemos :-D). Con esta fama, no lo dudé a la hora de decidir cuál tomarme después de 42 kilometrillos en la bici en un día caluroso 🙂

El caso es que al ver el estilo de la cerveza, sour o wild ale (que creo que son cervezas de fermentación espontánea o parecidas pero que no se pueden clasificar en ninguno de los estilos habituales de este tipo de fermentación), me sorprendió, ya que normalmente estas cervezas son de estilo ácido tipo sidra, y no me pegaba para nada con la idea que tengo yo de lo refrescante. De hecho, el estilo que ha dado fama a Rodenbach es el de mezclar cervezas jóvenes fermentadas en tanques de metal y cervezas viejas añejadas en barriles de roble durante varios años (en esta versión, el porcentaje es 75% joven 25% vieja).

Al servirla tenía color granate oscuro turbio. La espuma fue generosa, pero de tipo gaseosa, y no me duró ni un minuto en la copa :-(. El aspecto era bueno, aunque no lo que yo asocio a una cerveza para refrescar :-).

Al acercar la nariz... um, nuevamente noté ese aroma que me recuerda a la sidra... por momentos me hizo pensar en el vino, pero luego... no, no, era rollo sidra, con ese mismo toque dulzón que no me gusto nada en la Lindemnas Faro, pero muchísimo más suavizado que en aquella. No es mi tipo de aroma preferido, me gusta mucho lo que noto de frutas (así tipo manzanas ácidas y quizá también algo de cerezas), pero sigo notándolo un poco dulce para mi gusto.

El sabor también me pareció de ese tipo, pero con mucho menos dulzor, lo que me sorprendió en contraste con el aroma (y me agradó mucho 🙂 ). Apenas pude percibir el sabor más típico de la cerveza, ese amargo lupulero, me recordó más a una sidra, pero de las de verdad, de las ricas :-D. Tenía un sabor amargo muy suave y refrescante que por momentos me recordó un poco a las weisse de trigo (también en algún momento me hizo pensar en el té), pero acompañado de un ácido afrutado nada peleón y muy agradable. También me pareció bastante gaseosa. Conforme bebí más si que la noté un pelín más dulce, tipo cereza, más cercana al aroma, pero sin llegar a molestarme.

Es curioso, nunca lo hubiese dicho al olerla o tomar el primer trago, pero si que me pareció ciertamente refrescante. Me calmó la sed sorprendentemente bien (y eso que llevaba mucha :-D), y entró muy suave y agradable. Aunque el tipo de aroma no me terminó de convencer, me pareció una gran opción para hidratar sin renunciar a un sabor realmente trabajado y entretenido. Me costó unos muy aceptables 1.70€ en El Cervecero, así que seguro que repetiré.