Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

1Ene/150

Gavroche

GavrocheGavroche - http://www.ratebeer.com/beer/gavroche/7324/

Aunque cada vez menos, todavía quedan birras de super francesas que no he probado y que me voy llevando cada vez que pasamos por esas tierras. La última, esta Gravroche de la cervecera St. Sylvestre, una bière de garde (estilo que ya pienso que es un genérico para una ale francesa).

Servida tiene una pinta bastante maja, entre granate así cobriza y marrón, ligeramente turbia y con una espuma de lo más generosa, que se quería salir al abrirla, y que deja una enorme corona cremosa, tipo Orval.

Es curioso, al olerla pensé en algo en lo que nunca me fijo incluso cuando parece ser que es muy obvio, regaliz. Me pareció acaramelada, pero de una forma que no terminaba de ser tan dulce, sino más tirando a ligeramente ácida, y así... madura?  Al airearse de hecho me pareció que se volvía más afrutada, muy tipo dubbel belga. Me hizo pensar en higos, y seguía teniendo un rollito ácido al final. La verdad es que tenía un olor muy completo, quizá pintaba pelín empalagosa para mi.

Y así me pareció, dulce tirando a algo empalagosa, sobretodo para mi que me he desbelguizado con el tiempo 😆 de nuevo se me hizo muy afrutada, pero así a fruta muy madura, como a pera pasada. Seguía siendo algo acaramelada, quizá tipo toffee, y al final me parecía que se dejaba notar un regusto entre ácido y amargo, muy ligero, pero que equilibraba un poquillo lo anterior.

Fue curiosilla, pues al principio no me pareció particularmente sabrosa, luego me empalagó un poco, aunque mejorase otra vez con la segunda mitad que use para acompañar la cena. De sus 8.5º ni rastro, en ese aspecto estaba muy conseguida.

Me pareció una buena birra, aunque no terminó de encajar en mis gustos de últimanente, pues se me hizo algo cansina. Eso si, el precio creo que era competitivo: alrededor de 1.50€ en un super francés.

19Nov/142

Vierzehnheiligen Nothelfer Trunk Dunkel

Vierzehnheiligen Nothelfer Trunk DunkelVierzehnheiligen Nothelfer Trunk Dunkel - http://www.ratebeer.com/beer/vierzehnheiligen-nothelfer-trunk-dunkel/14320/

Otra de las birras que me traje de los alrededores de Bamberg fue esta dunkel lager de la Brauerei Trunk, desconocida para mi como tantísimas otras bávaras.

Con el típico color entre rojo muy oscuro y marrón y sin apenas burbuja a la vista, el aspecto era para relamerse 😀 . Asomar el hocico a la jarra no hacía sino aumentar esas ganas, pues tenía un aroma que me pareció el ABC de lo que para mi es una buena dunkel: dulce y achocolatada, pero con un fondo así más "oscuro" (las famosas maltas asadas que siempre leo y por alguna razón me hacen tanta gracia 😆 ), algo así como nueces acarameladas y tostadas.

El sabor es, de nuevo, de lo mejor que he probado en este estilo, combinando una primera entrada dulce que me recuerda a chocolate o praliné (quizá un poquito de regaliz?), con un regusto más amargo, tipo muy tostado y quizá un poquiño tipo frutos secos (de los que vienen sin sal ni nada, que son amarguitos).

Pues me pareció muy buena, al nivel de mis favoritas dentro de este estilo (siendo la Hacker-Pschorr la que siempre recuerdo), sabrosa pero refrescante y muy bebible. Y si encima pienso que vino del Landbierparadies y por lo tanto me costó 0.80€, pues chapó 🙂 .

28Oct/143

Straffe Hendrik Brugs Quadrupel

Straffe Hendrik Brugs QuadrupelStraffe Hendrik Brugs Quadrupel - http://www.ratebeer.com/beer/straffe-hendrik-brugs-quadrupel/130335/

Recuerdo que me terminó sorprendiendo bastante la tripel de esta serie de la cervecera belga Huisbrouwerij De Halve Maan, así que había ganas de abrirse la quadrupel a ver qué tal.

Servida lucía muy oscura, granate a trasluz, y con una espuma cremosa que, en parte por la copa, aguantó bien el tirón.

Asomado el hocico, llegaba todo lo que había venido a buscar después de un tiempo sin darle a lo belga: dulce, intensa, afrutada, me recordó mucho a un bizcocho al licor, de esos que llaman borrachos. No es la primera vez pero en ésta fue lo primero que pensé. Incluso me hizo pensar en cómo huele el ron (cosa rara en mi que no soy nada aficcionado).

Al trago me pareció realmente rica, lo primero que me vino a la cabeza fue que era muy redonda: empezaba dulce, muy afrutada y acaramelada, tipo regaliz, para enseguida dejar paso a un agradable calor alcohólico tipo el que dejaría un licor, y que además duraba en la boca mucho rato.

En los siguientes tragos se hacía menos alcohólica (aunque seguía ahí) y a la fruta se le unió el caramelo, lo que a mi me parecía tipo piruleta, pero como quemada, como a veces se quema el caramelo en un postre.

Un señor copazo, sabrosa como ella sola y traicionera con sus 11º que, si bien no están disimulados, no molestan en absoluto. Eso si, a mi se me terminó por hacer empalagosa, la recomendaría para tomar a sorbitos con un buen capítulo de Boardwalk Empire (o varios de Family Guy, tampoco hay que ponerse exquisito 😀 ) y quizá acompañar la segunda mitad con algo de comer.

Aun así, me pareció muy buena, y con un precio que, si bien no es bajo, es razonable para el tipo de cerveza que es: la compré, como parte de las recomendadas por Pau (gracias!), por 2.70€ en La Boutique de la Cerveza.

2Sep/146

Porterhouse Celebration Stout

Porterhouse Celebration StoutPorterhouse Celebration Stout - http://www.ratebeer.com/beer/porterhouse-celebration-stout-2010-/145625/

Y por fin, tras varios meses, llegó el momento en el que se me antojó una cerveza de postre. La inexorable alemanización (al menos en materia cervecera 😆 ) ha hecho disminuir estos momentos, favoreciendo una buena birra que acompañe la comida y refresque, pero no los ha eliminado. La elegida fue esta irlandesa de Porterhouse, que ya visitamos hace más de año y medio.

Esta imperial stout lucía oscura como ella sola, negra y con una espuma marrón clarita generosa, a pesar de lo precario de la chapa.

Asomada la nariz al orificio botellil se notaba un muy agradable aroma dulce, a chocolate con leche o praliné, pero me pareció que servida no era tan así, tenía un tonillo como más... no sé, era como afrutada, un poco a regaliz pero también a algo tipo licor de bayas o así. Me recordó un poquillo a la Black Albert en ese sentido, aunque mucho menos intensa, claro. Con la espuma disipada me pareció que se volvía un puntito más quemada, no tanto como a mi me gusta, pero en general me pareció que olía muy bien.

Al primer trago me pareció bien intensa, a pesar de sus "comedidos" 7.5º, pues todo ese dulzor de antes aquí no hacía acto de presencia en absoluto: café, torrefacto, algo así un poquillo como a tabaco, me hizo pensar que era una cerveza de adultos, algo así como llegar a apreciar un buen puro tras una juventud cigarretera (yo la verdad es que aborrezco fumar, pero me hizo pensar en eso).

La verdad que me gustó mucho, me recordó a aquella magnífica Hercules Stout, con ese genial contraste entre el dulce de su olor y lo... robusta que era al trago 😀 , y todo eso con una graduación mucho más comedida que lo que se estila ahora.

Muy buena, para repetir, aunque el precio, como prácticamente todas las imperial stout que he probado, no es bajo: en mi caso salió a2.95€ en La Boutique de la Cerveza.

17Jun/140

Ettaler Curator Doppelbock

Ettaler Curator DoppelbockEttaler Curator Doppelbock - http://www.ratebeer.com/beer/ettaler-curator-doppelbock/10585/

Otra de las birras que compramos cuando visitamos la abadía de Etal fue esta doppelbock (el estilo de cerveza fuerte o starkbier por excelencia) de la cervecera del monasterio.

Servida es oscura, como corresponde al estilo, entre marrón y granate, con una buena espuma beige, y transparente.

El olor me pareció peculiar. Era el mismo aroma que algunas belgian ale oscuras que me he tomado muy pasadas de fecha, un olor muy dulce (como fruta muy madura y sobretodo regaliz) y algo alcohólico al a vez, como un licor, quizá tipo un licor de café, que notas que tiene pegada pero el dulzor la disimula. Conforme se aireó se hizo algo más amigable, pero vaya, un olor que anunciaba curvas.Ettaler Curator Doppelbock - details

Y el trago las tiene, vaya, no tantas como anunciaba la nariz, pero es una buena pegada: nuevamente muy dulce, entre afrutada y achocolatada, y bastante alcohólica, dejando un calorcito bastante intenso en la garganta al tragarla, y recordando, con esa "pelea" entre el dulce y el alcohol, a una bebida más cañera, quizá tipo licor de café pero quitando café y poniendo lo que a mi me recordaba a madera, como el ron.

Lo más curioso del asunto es que tenía "sólo" 7º, pero la sensación era de 2 o 3 más. No es que molestase, era muy... invernal 😆 .

Intensa, sabrosa, quizá un puntito empalagosa y alcohólica, pero muy buena, quizá algo diferente a otras del estilo, lo cual se agradece. La compramos en un paquete de 6 con varias de la marca en la que salieron a alrededor de 1€ cada una.