Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

26Ago/152

Tegernseer Pils

Tegernseer PilsTegernseer Pils - http://www.ratebeer.com/beer/tegernseer-pils/86452/

Y de una alemana grandota que intenta apuntarse al las modas a otra much más pequeña que todo lo contrario: al menos de momento, Tegernseer (a la que da nombre el lago y pueblo al lado de la cervecera, cerca de Munich) tira de clásicos como pocas, y como ejemplo esta pilsener.

Esta lager lucía rubia y transparente, como manda el estilo, con mucha burbuja.

Nada más abrirla despidió bastante olor, igual que una vez servida, aunque no me entusiasmó lo que vino: una mezcla entre el típico olor a malta dulce, así entre pan y miel, pero con ese fondo que me recuerda a una menestra 😆 y que a veces se encuentra en las cervezas barateras. Tenía también ese toquecillo típico de lo que yo identifico con lúpulo europeo, así hierboso sin mucho caracter.

Al trago me sedujo algo más, quizá por la sed que traía 😀 , era ligera, con ese dulce-amargo tan característico de una lager rubia muy bien equilibrado, siendo un poco más lo primero al trago y un poco más lo segundo al regusto, y una burbuja que ahora si se notaba finísima y picosa. En fin, buena combinación para hacerla la mar de refrescante (sus 5º ayudaban).

Estaba buena, pero el aroma me tiró un poco p'atrás, y dado el nivel de su export, ni se me ocurre elegir ésta. Me costó 1€ en el misterioso Getränkemarkt del centro.

24Ago/152

Früh Kölsch

Fruh Kolsch Früh Kölsch - http://www.ratebeer.com/beer/fruh-kolsch/7777/

Vuelvo a la vida bloguera con un tipo de cerveza alemana que nunca había probado, Kölsch, típica de Colonia, y que no tengo claro si es ale o lager pues parece que fermenta a alta temperatura (que yo pensaba que era propio de una ale) pero luego se somete a un proceso de lagerización. En fin, a lo que interesa 😀 .

Servida, esta temprana (Früh en alemán) luce rubia, muy clarita y transparente, sin apenas burbuja a la vista.

Asomado el hocico poco a poco fue asomando un aroma muy de cerveza de toda la vida, ese dulce-amargo tan característico de una lager rubia, pero era como... limpia, delicada incluso. Olía ligera y elegante, quizá un pelín apagada pero invitando al trago.

Una invitación que no dude en aceptar 😀 y quizá es porque llevo unos cuantos días a base de Mahou frías, pero esto era pura delicadeza, al menos a su lado: muy ligera, refrescante, de burbuja pequeñísima, me pareció que dominaba el lúpulo (me supo pelín cítrica, así hierbosa) pero no era apenas amarga, curiosamente.

Ese trago tan fácil y refrescante pero de sabor algo curioso hacía que fuera ligeramente adictiva, y con sus 4.8º se podría beber a litros - algo muy alemán, por otra parte.

Pues me gustó: buena y sin virguerías, me podría tomar una de estas a diario sin mayor problema. Habrá que seguir indagando el estilo... Me costó 1€ en un getränkemarkt bastante escondido cerca del centro de Munich. A ver si vuelvo y me entero del nombre 😀 .

23Jun/154

Augustiner Heller Bock

Augustiner Heller BockAugustiner Heller Bock - http://www.ratebeer.com/beer/augustiner-heller-bock/26455/

Aunque mayo ya queda lejos en el retrovisor, esta maibock de la cervecera muniquesa por excelencia la tenía preparada desde mediados de abril para tomármela en ese mes. Y bueno, un mes más, un mes menos... 😀 . Por cierto que en ningún sitio la etiquetan como maibock, pero cumple: es una heller bock (es decir, una starkbier o cerveza fuerte alemana, de tipo bock y rubia) estacional que Augustiner saca en primavera.

Con una espuma la mar de maja y duradera, luce como se espera, rubia y transparente. Al olerla tampoco encontré sorpresas: el típico olor de una bock alemana, tirando a dulce, entre panero y meloso (a mi siempre me recuerda a pan blanco con miel untada 😆 ).

El sabor sigue el mismo camino, la verdad es que se me hace el ABC de lo que yo entiendo por este tipo de cerveza: de nuevo tirando a dulce, pan y miel es en lo que irremediablemente pienso siempre. Quizá en este caso era un poco más "oscura", más eso que me recuerda a nueces.

Al regusto ligeramente amargo a lúpulo acompaña un calorcito alcohólico batante notorio, que a mi no me pareció molesto, pero vaya, no se escondía (tiene 7º, que no está mal).

Pues a pesar de que no me considero muy amigo del estilo, últimamente encuentro sorpresas muy agradables, como es el caso: me pareció muy buena cerveza, sabrosota, sin llegar a empalagar, y bebible a pesar de andar un poco subidita de tono. Repetiría, y su precio además lo permite: me costó 0.90€ en el Orterer de la esquina.

16Feb/152

Aecht Schlenkerla Helles Lagerbier

Aecht Schlenkerla Helles LagerbierAecht Schlenkerla Helles Lagerbier - http://www.ratebeer.com/beer/aecht-schlenkerla-helles-lagerbier/16402/

Me topé con un getränkemarkt que tenía bastante birra "rara" para lo que se suele encontrar en Munich, aunque sólo en cuanto a cervecera, pues los estilos seguían siendo helles, dunkel y weißbier en su gran mayoría.

Una de las que sólo lo era a medias era esta helles de Schlenkerla, la cervecera de Bamberg cuyas cervezas ahumadas son la pera y bastante conocidas. La curiosidad por ver el estilo bávaro por excelencia interpretado por esta gente era máxima 🙂 .

Luce según los cánones: rubia, transparente, burbuja totalmente invisible. Pero al asomar la nariz ya se deja notar la mano de la Brauerie Heller, aunque de manera muy sutil, al menos para mi olfato: al típico aroma que me recuerda a pan se une un toquecillo ahumado muy disimulado, tanto que no sé si hace unos meses lo hubiese notado. Sin embargo, es algo que muchas de las birras franconas tenían y que ya asocio con maltas ahumadas, no sé si correctamente.

El trago me gustó mucho, mucho. Dulce de entrada, en seguida se notaba el regusto amarguito, lupulado pero sin molestar, unido con un toquecillo nuevamente ahumado, de los que de tan ligero no me hacen pensar en alimentos raros (torreznos, salmón ahumado, etc 😆 ), más bien me recuerda a esas ricas kellerbier de la región (me viene a la cabeza la Griess, que me pirró).

Aun así se bebía sola, con una finísima burbuja picosa y un alcohol muy moderado, 4.3º. Genial que con ese alcohol esté tan sabrosa y sea a la vez tan refrescante.

En fin, mucho menos llamativa que las otras Schlenkerla que he probado, pero a mi me pareció muy buena, una joyita que quizá pasa desapercibida pero que nunca me cansaría de beber. Me costó 1.10€ en el Willibald Getränkemarkt.

11Feb/152

Jihlavský Grand 18°

Jihlavsky Grand 18Jihlavský Grand 18° - http://www.ratebeer.com/beer/jihlavsky-grand-18o/40083/

De nuevo otra checa regalo del amigo Matouš , y a diferencia de la mayoría de las demás, creo que ésta no sería lo típico que puede encontrar el praguense medio en el súper: según Ratebeer es una imperial pils, aunque probablemente tenga más sentido ver qué opina un checo (si es que se está interesado, claro, porque lo que más sentido tiene para mi es bebérmela 😆 ). En cualquier caso, creo que ellos la llamarían simplemente Světlý Speciál (rubia especial, si no me equivoco).

Servida, esta lager de Pivovar Jihlava lucía naranja tipo ambar y transparente, con una espuma de aspecto gaseoso pero que aguantó con entereza.

Olía muy bien, dulce y maltosa, con esos aromas que me hacen pensar en una rebanada de pan con miel y que son tan habituales en las bock rubias alemanas (creo que es lo que hubiese pensado que era a ciegas).

El sabor seguía el mismo camino, pero acercándose más hacia el terreno dulce, lo cual no fue tan de mi agrado: aunque era agradable, me pareció que tiraba mucho hacia un sabor tipo miel, y aunque el regusto era algo más amargo y el alcohol calentaba un poco la garganta (no en vano tiene 8º de nada), no compensaban lo suficiente para mi gusto. Y recalco esto último, ya que no me pareció que estuviese mal hecha, pero yo no soy amigo de tanto dulzor.

Es curioso (o quizá no 🙂 ) que el trago si se me hizo checa, me recordó a la Primátor Rytírský 21°: estaba buena y era bastante traicionera, pero demasiado empalagosa para tomarla a palo seco: un guisote fuerte le haría mucho bien. No sé el precio porque fue un regalo, aunque imagino que baratísima como suele ser la norma.