Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

5Ene/150

Kasteel Rouge

Kasteel RougeKasteel Rouge - http://www.ratebeer.com/beer/kasteel-rouge/9010/

Las Kasteel son un clásico de los recién iniciados en el mundo cervecero (no en vano su Tripel es mi segunda entrada, hace más de 4 añitos 🙂 ), ya que la mencionada Tripel y la Donker van a tope de alcohol y entran fácil con su dulzor.

La cervecera belga que las hace, Brouwerij Van Honsebrouck, también tiene esta cerveza de frutas, que según leo es una mezcla entre la Donker y licor de cerezas usado en confitería. Si lo llego a saber seguramente no la hubiese cogido, pero una vez comprada, hay que probarla 😀 .

Servida en el único vaso que tenía a mano lucía bastante oscura, aunque era granate a trasluz, y desprende un olor curioso, aunque no me pareció muy intenso: era dulce y afrutada, pero en plan ácido, tipo alguna sour ale. A mi me recordó a las guindas que se ponen en tartas y demás.

El trago no me disgustó (vaya manera de exponerlo 😆 pero es que temía lo peor 😆 ), se me hizo de nuevo ácida de primeras, pero mucho menos que en aroma, de hecho había un algo familiar... primero pensé en vino tinto, pero realmente a lo que sabía era al kalimotxo con licor de mora que tomábamos en los botellones de quinceañero 😆 suena a coña, pero joer, me supo igual, lo cual no trajo buenos recuerdos a mi paladar. Para redondear el efecto kalimotxo sus 8º no se notan en absoluto, siguiendo la línea de las Kasteel es traicionera.

Pues no sé qué decir, la verdad es que me pareció una cerveza de frutas tirando a normal: sin estar mala ni mal hecha, no le encontré nada que me haga pensar que la volvería a tomar en el futuro (creo que el efecto memoria de los botellones con final funesto le restó muchos enteros 😆 ). Me costó alrededor de 2.30€ en un súper de Besançon.

22Dic/102

Kasteel Tripel Blonde 11

Kasteel_tripel_blonde_11

Kasteel Tripel Blonde 11 - http://tinyurl.com/328shpk

En vaso trappista de Orval. Al abrirla, salió una buena cantidad de "vapor" de ese que sale de las botellas de alcohol. Me acerqué la botella al hocico y ¡olía a cava! De hecho, era un olor un poco fuerte que no auguraba un sabor a mi gusto.

 

Una vez servida, tiene espuma poco persistente y un colorcito amarillo anaranjado muy brillante (mi favorito :), y el sabor sigue teniendo un gusto cercano al cava e incluso la sidra, pero es mucho menos fuerte que el olor, lo cual fue positivo en mi caso. Aun así, me pareció muy sabrosa, con poco amargor y sabores que me parecieron afrutados (uvas o quizá cerezas), y también algo de sabor a alcohol (tiene 11º).

 

No la recuerdo especialmente gaseosa, ni seca después de tomarla, aunque el final del vaso lo acompañé de algo de picoteo y puede que eso estimulase mi saliva :D.

 

¡Muy curiosa! Merece repetir.