Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

8Dic/120

La Trappe Quadrupel

La Trappe Quadrupel - http://www.ratebeer.com/beer/la-trappe-quadrupel/4565/

Y tras una cerveza rica pero pelín aburrida, decidí atacar esta quadrupel, un estilo que siempre va servido de sabor y alcohol, y por lo tanto de aburrido tiene poco 😀 . A esta belga de la trapense holandesa La Trappe le tengo, además, cierto cariño: fue de las primeras cervezas que encontré en España en una cervecería tras regresar de Bélgica, justo cuando empezó todo esto 🙂 , así que me trae buenos recuerdos.

Al servirla luce la mar de apetecible, con un color granate tirando a marrón, no demasiado oscura, turbia, y con una espuma con un aguante aceptable.

Al quitar la chapa ya se huele de lejos un perfume afrutado (y digo perfume porque me pareció que se notaba algo alcohólica). Una vez servida no era tan intensa, pero aun así dejaba un buen rastro de lo que me hace pensar en fruta oscura, tipo ciruelas, con un toque... um. Por más vueltas que le doy, me hace pensar en jabón o nuevamente perfume, pero en plan agradable por raro que suene 😆 .

El trago es, como esperaba, bien dulce, afrutada, y otra vez con ese regusto raro que hoy me hace pensar en jabón. Sin ser desagradable, que es lo más curioso. Lo comenté con mi mujer y ella me dijo que estaba muy rica y cremosa, pero no concluimos nada acerca del tema 😆 . El caso es que me pareció que conforme pasaban los tragos dominaba más y más.

Quizá se me hizo un poco más floja de lo que recordaba, por una vez y sin que sirva de precedente yo iba buscando una cerveza peleona y resulta que sus 10º pasaban un poco desapercibidos (aunque otras veces que la he tomado si he notado ese alcohol compensando el dulce), y además tenía poca burbuja (lo que por otro lado es de agradecer en este tipo de cervezas). Eso la convirtió en una cerveza la mar de traicionera. La segunda parte la acompañé de una tapa de níscalos al ajillo con chorizo, y el dulce compensaba muy bien ese picante.

Pues muy buena, que voy a decir si le tengo cariño 🙂 . A pesar de ser tan dulce y tener ese raro toque perfumado, no me empalagó (aunque quizá la botella entera a palo seco lo habría hecho). Y aunque eché de menos un poco más de pegada alcohólica para compensar, es una cerveza que nunca me sorprende, pero tampoco me defrauda. Sé lo que esperar de ella, vaya :-). Además cuesta unos razonables 1.99€ en Cervezas Especiales.