Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

31May/142

Cantillon Bruocsella 1900 Grand Cru

Cantillon Bruocsella 1900 Grand CruCantillon Bruocsella 1900 Grand Cru - http://www.ratebeer.com/beer/cantillon-bruocsella-1900-grand-cru/6075/

5_ffdaLa segunda y última cerveza para el 5º FFdA es esta belga de Cantillon, la cervecera de referencia en fermentación espontanea o lambic. Esta tiene la particularidad de ser lo que llaman una unblended: normalmente, se mezclan distintas añadas de lambic para producir una geuze, pero ésta es "cruda", sin mezclar.

Esta cerveza la debí comprar en el verano de 2012, y según la etiqueta se embotelló en enero de 2011, por lo que lleva 3 años y medio esperando su turno 😀 (eso sin contar los 3 años que pasa en el barril antes de embotellara), así que era la perfecta candidata para el FFdA (ya sabéis, ese "evento" virtual en el que unos cuantos nos abrimos las cervezas que llevan más tiempo al fondo de nuestro armario).

Servida, es entre rubia y naranja, un particular color bronce, transparente y sin nada de espuma por mucho que me esforzse en sacarla. Al corcho, por cierto, le costó salir, provocando un muy sonoro blup cuando por fin se dejó.Cantillon Bruocsella 1900 Grand Cru - details

El olor es impresionante, y sale de la botella con ganas al abrirla. Debe ser la lambic que más rica me ha olido hasta hoy! Y eso que no es muy enrevesada, ni siquiera me pareció particularmente ácida. Era un olor más bien tirando a dulce, al principio me pareció pura manzana, como una buena sidra, con un toque... no sé, como a flores o a lo mejor a fresas o albaricoque... no sé, era muy parecido al curioso olor de una buena geuze, pero más afrutado.  A ratos, para completar la jugada 😆 me parecía que olía un poquiño a madera.

El trago me sorprendió, ya que era totalmente opuesto: es una lambic y es ácida y no le importa mostrarlo 😀 . Pero es curioso, no tiene prácticamente burbuja, y la poca que tiene es mínima y flota en la copa en lugar de subir, picoteando ligeramente la garganta junto con la acidez al tragar. Será por el paso del tiempo, o es que las lambic "crudas" son así? Es raro y sorprende a cada trago.

Pasada la sorpresa estaba muy rica, me recordó mucho a un mosto o un zumo de manzana, y aunque ese rollo a grifo de metal clásico de las geuze no estaba 😆 si que tenía granero y establo y todo lo que quieras llamar a ese raro sabor que a algunos nos resulta tan adictivo y a otros tan infumable, y también me pareció que era tan cítrica como otras, haciendo que las mejillas se contrayesen a su paso, haciéndola de alguna forma refrescante y muy seca a la vez.

Al cabo de unos cuantos tragos no paraba de pensar en aquella maravillosa Setembre (y de hecho el aspecto también es parecido), que tiene todo lo bueno de una lambic sin ser tan rascona en lengua y garganta.

La verdad es que es toda una experiencia, una cerveza muy buena y diferente, si te gustan las geuze, las cervezas ácidas y demás no la dejes pasar, de verdad se siente como lo que es: una lambic cruda, sin mezclar ni azucarar. Lo malo es que es cara, así que se quedará como cerveza para ocasiones: esta la compré en su día en El Cervecero a 10.95€.

29Mar/142

Fantôme Saison

Fantôme Saison

Fantôme Saison - http://www.ratebeer.com/beer/fantome-saison/7661/

Pues me apetecía una saison y tenía esta Fantome por ahí, una cerveza (y cervecera) en su momento recuerdo que no se veía casi por España y era muy codiciada (y creo que lo siguen siendo, aunque por suerte, ya son más fáciles de conseguir).

Esta belga lucía rubia, turbia, con el naranja así com pajizo que se lleva mucho en este estilo.

Al acercar el hocico me llamó la atención mucho: era como perfumada, me pareció que olía como a fresa, aunque al rato cambiaba a algo.. pues eso, más a perfume, como a flores y quizá a mango. Era muy curioso, aunque en el fondo se notaba el aroma más típico de las saison, cítrica y eso otro que me hace pensar que es terrosa, a pesar de no tener muy claro qué es eso 😆 .Fantôme Saison - details

El sabor no se quedaba atrás, qué curiosa! Nuevamente, los sabores tan típicos belgas estaban ahí: un poco cítrica, un poco rascona en el paladar, pero todo quedaba atenuado por un sabor que no sabría concretar: a ratos me recordaba a alcohol blanco (no a la parte "desagradable"), a ratos a algo floral.

De pronto algo me hizo tilín y ya no se fue: menta (clorofila, dijo Carol, aunque no le gustó nada... le recordó a jarabe de color rosita, y la verdad es que no le faltaba razón 😆 ). Muy curiosa, muy... fresca. Los 8º que se supone que tiene, ni idea de dónde estarán.

Estaba muy buena, aunque era algo rara, para bien y para mal. Puestos a poder elegir cualquiera, quizá me quedaría con otras (por ejemplo, la de De Ranke me gustó más), aunque repetiría encantado. Además, el precio era razonable: 6,59 euros en Bierkompass (en Madrid la tienen, por ejemplo, en Cervezorama).

10Sep/134

Lervig Hoppy Joe

Lervig Hoppy Joe

Lervig Hoppy Joe - http://www.ratebeer.com/beer/lervig-hoppy-joe/179927/

Y sigo dándole al lote que me trajo el amigo Pau estrenando nacionalidad con esta amber ale noruega de la cervecera Lervig, que es una de esas nóridicas que últimamente suenan bastante en el mundillo. Espero que por buenas razones 😀 .

La etiqueta indicaba chinook, simcoe y nelson sauvin. Como siempre, la famosa tabla de lúpulos de los amigos de Cervecearte nos dice la teoría . Veremos qué dice mi loca nariz en la práctica 😀 .

Servida lucía fantastica: además de la chulísima etiqueta, lucía entre rojo y naranja oscuro, ligeramente turbia, y aunque la espuma parecía que iba a desaparecer pronto, se mantuvo un dedo con cierta entereza. Lervig Hoppy Joe - details

El aroma me sorprendió, porque era muy acaramelada, parecía muy maltosa, en vez de sólo lúpulo como a veces pasa con las cervezas lupuladas con poco alcohol (ésta tiene unos moderados 4.7º). Pero vamos, el lúpulo también se notaba: afrutada (me recordó a mandarina) y con eso que recuerda un poco a flores y que suelo asociar con mango. Mmmm... era menos intensa que otras, pero me pareció muy balanceada, con un poquito de todo. Carol se puso a oler de la botella y se la quedó un rato mientras veía la tele 😆 .

Es curioso que al darle el trago en cambio el lúpulo era máximo protagonista, tipo IPA de nueva ola, es decir, bastante amarga y seca, con un poquito de caramelo y fruta... pero en este caso, me pareció algo ligera, no sé... con poco cuerpo (si supiese que es eso, ya sería la panacea 😆 ), siendo, eso si, muy refrescante. Carol, en este caso, me dijo "no sé, es de esas que huele como sabe" y le gustó mucho, así que... no sé qué pensar 🙂 .

Olía espectacular y estaba bien buena, pero se me quedó un poco corta. Me pareció una cerveza de disfrutar a diario, con poco alcohol, sabor agradable y refrescante, y un aroma delicioso, pero viniendo de donde viene, seguro que sale cara. A buen precio, repetiría sin dudarlo.

Actualización: Zombier, que es donde el amigo Pau compró esta cerveza, dejó de estar en obras y la podéis comprar allí a 2.90€.

22May/132

Andechser Bergbock Hell

Andechser Bergbock Hell

Andechser Bergbock Hell - http://www.ratebeer.com/beer/andechser-bergbock-hell/6004/

Justo tras leer esta mañana la ilustrativa entrada de Lupuloadicto sobre las bock en general y las maibock en particular, me hice con esta heller bock en una productiva visita a un getränkemarkt (una especie de supermercado de sólo bebidas). A grandes rasgos, una bock (que significa cabra) suele ser una alemana algo más subida de tono que las habituales (aunque dentro de las cervezas fuertes o starkbier serían las más suaves), siendo la heller bock la versión rubia de este estilo.

Esta de la cervecera Andechser (que hasta ahora sólo me ha ofrecido cervezotes) lucía efectivamente como una helles, rubia, transparente, y de burbuja fina, con una espuma a la que le costó formarse pero que luego aguantó el envite bastante bien.Andechser Bergbock Hell details

Al acercar el hocico sin embargo no olía a casi na, o eso me pareció al principio. A base de insistir, tímidamente. asomó  ese olor a malta que tanta chanza causó el otro día 😀 y que parece característico de las helles, pero poco a poco fue volviéndose más dulce, como a flores. También me hizo pensar en hierba y poco a poco en eso que mi cabeza define (sin fundamento alguno) como lúpulo viejo, una mezcla entre hierba y paja que aparecía muchas veces en la Keller de Hacker-Pschorr. Vamos, que al final olía cojonuda 😆  .

El sabor era tirando a dulce, al principio pensé que era como florar pero luego ...  yo creo que era miel. Le dí unas vueltas y cuando pensé en eso ya no se me fue, y eso que no me pareció nada empalagosa... Después de unos tragos, me dio la impresión de dejar un regusto a melón.

Dejaba el paladar muy seco pero bastante limpio, aparte de un ligerísimo amargor. Sus alegres 7º resultaron imperceptibles para mi, lo que unido a que era bastante refrescante y que venía en botella de medio litro, la convertía en algo traicionera. Curiosamente, al acompañar la segund mitad con la cena, si que me supo algo alcohólica 😕 .

Me pareció una cerveza de esas muy bien hechas, todo en su sitio y con mucho más de lo que aparentaba en los primeros tragos. Muy recomendable. Aun así no soy nada fan de la miel, por lo que aun sabiéndome buena, a mi me cansó un pelín. Me costó 0.89€ en el Orterer.

25Ago/123

Britt Ar-Men Blanche

Britt_ar-men_blanche

Britt Ar-Men Blanche - www.ratebeer.com/beer/britt-ar-men-blanche/32724/

Con el verano cerca de terminar, decidí seguir dándole a las cervezas refrescantes antes de que vuelva el duro invierno (y con él, las duras imperial stout, qué sufrir 😆 ). Esta witbier francesa (aunque el estilo es de origen belga, parece que en Francia también le dan bastante, sobretodo en las partes más cercanas) lucía un color amarillo clarito (aunque no tanto como otras witbier), y era turbia como ella sola, además de tener una espuma que duró más bien tirando a poco, hasta el punto de no quedar nada 🙁 .

El aroma... ummm, era curiosete, más dulce que lo que recuerdo del estilo, sobretodo en la botella. Ya en el vaso era cítrica (me recordó bastante a algo tipo cáscara de lima), como acostumbran las cervezas blancas belgas, quizá más dulce que otras, con un olorcillo como a flores, y diría que más.. especiada. Supongo que el cilantro era lo que predominaba, ya que era el mismo tipo de "especiamiento" que otras witbier.

En cambio, al darle un trago, era bastante amarga - quiero decir, para lo que esperaba teniendo en cuenta el aroma. En realidad era bastante suave, con un amargor ligero y quizá monótono, pero en absoluto desagradable. Me recordó un poco en ese sentido a la L'Anjub Lug. También tenía, claro, esos toques de trigo propios del estilo, pero me pareció que el amargor era lo que predominaba.

Bueno, una buena cerveza, nada fuera de lo común pero agradable, ideal para tomar algo refrescante y sencillo (en inofensivo, ya que tiene 4.8º) durante el aperitivo. Me la regaló mi hermana junto con otras cervezas de la bretaña francesa (¡muchas gracias 😀 !) tras un viajecillo que hizo por allí (y que, casualidades de la vida, coincidió en tiempo y región con el de Lupuloadicto, cuya crónica no os recomiendo leer si no queréis sufrir de envidia :-D).