Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

5May/143

Werdenfelser Weisse

Werdenfelser Weisse

Werdenfelser Weisse - http://www.ratebeer.com/beer/werdenfelser-weisse/39771/

Pues de tener el trigo apartado a darle de seguido a los tres estilos más típicos: a una wituna weizenbock y la weisse de hoy,  de la alemana Mittenwalder, la cervecera del bonito pueblo de Mittenwald que visitamos hace un mes o así, y que forma parte de una región que da nombre a esta birra, y de hecho algunas fotos representativas son clavadas a la etiqueta 🙂 ).

Servida, luce rubia muy clarita (parece que fuera marca de la casa), casi parece una witbier, turbia y blanquecina.

El olorcillo me gustó bastante, era ese olor de algunas cervezas de trigo alemanas que me parece cereal puro, nada afrutado, todo pan... de hecho a lo que me huele es a miga de pan blanca, y e incluso a los Corn-Flakes 😆 . Una pena que estuviese algo... atenuado, como si un algo pelín metálico no lo dejase salir.Werdenfelser Weisse - details

El trago en cambio me pareció bastante plano... tipo la helles de la marca. Era refrescante y ligera, con un sabor que me pareció de nuevo bastante panero 😀 , ligeramente cítrica al principio, y como seca al final, con el típico regusto que me recuerda a té rojo. Pero era demasiado... floja.

No sé, me pareció como si fuese una buena birra de trigo rebajada con agua o gaseosa (de hecho, burbuja no le faltaba).

En general me pareció normal, bebible pero aburrida. Me costó unos 0.90€ en el Rewe de Mittenwald.

3Jun/133

Scheyern Kloster-Weisse Dunkel

Scheyern Kloster-Weisse Dunkel

Scheyern Kloster-Weisse Dunkel - http://www.ratebeer.com/beer/scheyern-kloster-weisse-dunkel/68216/

Y como no tengo vergüenza ninguna, repito estilo y país (a ver qué remedio 😆 ) con una Scheyern, la cervecera alemana de bonita etiqueta (por cierto, en su chapa se puede leer 'Es la hora de beber' o 'Ahora bebamos' en latín) y hasta ahora dispares resultados. Esta dunkel weisse (para los legos en la materia, alemana de trigo oscura 🙂 ) viene precedida por la rica y curiosa Kuchlbauer, y servida luce, como cabría esperar, parecida: marrón granate, turbia, buena espuma 🙂 .

Ah, aquí si que no hay sorpresas: huele a cerveza de trigo alemana y quien quiera estridencias que se vaya a otro país 🙂 . Al menos a mi me huele dulce, afrutada a plátano, con ese toque de vainilla que a veces me parece que tienen, sencilla (o quizá es que ya me lo sé) pero realmente agradable, de las de dejar la nariz dentro del vaso durante unos minutos.Scheyern Kloster-Weisse Dunkel details

El sabor también sigue el ABC del estilo, del lado de las que son afrutadas y dulces (y no de esas otras tan a cereal que tanto me gustan), pero al tragar tiene un regusto especialmente dulce, tipo piruleta o chicle de fresa, que aunque no es algo nuevo, en este caso me pareció que se notaba bastante (con el paso de los tragos, incluso me recordó un poco al sabor a pera, que nunca me convence). Quizá más de lo que me hubiese gustado, aunque estaba rica.

Si le pones un poco más de gas, del que iba muy floja, y le quitas un pelín de dulce tendrías una cerveza de las que a mi me encantan, pero aun así me pareció que estaba buena y podría repetir sin problema, si la todopoderosa Ayinger, reina de este estilo para mi gusto (de lo mejor que he tomado hasta ahora por aquí) no costase lo mismo: unos 0.85€ en el Orterer.