Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

27May/1211

3 Fonteinen Oude Geuze

3_fonteinen_oude_geuze

3 Fonteinen Oude Geuze - http://www.ratebeer.com/beer/3-fonteinen-oude-geuze/11168/

Celebrando el primer #FFdA (ver más abajo), le dí a esta geuze de la cervecera belga 3 Fonteinen, seguramente la de mayor reputación en el terreno lambic junto con Cantillon. Esta cerveza, como todas las geuze, es fruto de mezclar lambic puras de diferentes edades (1, 2 y 3 años en este caso), y está hecha con un 60% de malta de cebada y 40% de trigo sin maltear (cosa que me llamó la atención, aunque quizá no sea tan raro).

Servida en el tumbler, tiene ese color naranja oscuro, turbia como ella sola, y con una espuma la mar de volatil, como suele pasar en este estilo.

Al acercar el hociquete, me sorprendió lo suave del aroma. Nada de bofetadas metálicas o sensación de entrar en un establo, más bien me pareció bastante cítrico, con un toque incluso dulce, como a zumo de limón, pero zumo tipo natural, como hecho de un limón recién exprimido (de hecho Carol dijo que olía a limonada 😀 ). El famoso establo fue saliendo tímidamente, o eso me pareció con el paso de los tragos, pero aun así se me hizo muy comedida durante sus 75cl (que por cierto me tuve que beber yo solo, ya que Carol la definió como "muy chunga" :-D).

El sabor al principio me pareció muy ácido (no en plan "muy ácido 🙁 ", sino en plan "muy ácido 😎 " ), tipo limón fresco más que vinagre (aunque diría que también tenía un toque sutil), y de hecho los primeros tragos, al entrar en contacto con los carrillos, los contrajeron a base de bien, como al chupar un limón. A ratos también me pareció que tenía ese fuerte sabor metálico que no es para mi gusto desagradable, sino... um, fresco, no sé, aunque reconozco que es rarete y que recuerda un poco al metálico de un grifo 😀 .

Me recordó en ese sentido un poco a la Boon(aunque mucho más rica), que también tenía sabores metálicos y un toque a limón como muy natural. Eso hizo que me supiese muy refrescante. La verdad es que cuando hace calor, no se me ocurre nada mejor que esto 🙂 .

Además, el postsabor duraba algo más que otras que he probado, y parecía que al final se transformase en un sabor dulce, como si después de darte un sopapo de acidez quisiese dejarte un recuerdo más dulce. Esto, por mucho que me empeñe, es insuperable con un buen queso, así que no me esforcé en ser original, y para el segundo vaso sacamos unos quesos franceses acompañados de mermelada hecha con flores de jazmín, además de una merluza cocinada con mostaza a la trufa, todo ello cortesía de un amiguete que vive por la Costa Azul (gracias, Rubén). La merluza no, claro 😆 .

En fin, justo lo contrario que la anterior Foudroyante Geuze (y van geuze seguidas, estoy que lo tiro :-D): totalmente natural y como debe saber una de éstas: cañera pero refrescante, deliciosa para mi gusto. Como todas las buenas que he probado de este estilo, me pareció de las mejores cervezas que he tomado. Me costó 9.15€ en El Cervecero.

Sobre el #FFdA

El #FFdA es una estupenda iniciativa de Birraire para que unos cuantos frikis de este asunto (y todo el quisiera, claro 🙂 ) dedicásemos un fin de semana en común para sacar esa cerveza (o cervezas) que tenemos guardada desde hace tiempo para una ocasión especial, y a la que nunca nos animamos a dar salida, y lo comentásemos en Internet. También se podría ver como una especie de "a ver quien la tiene más rara" a nivel cervecero :-D. Vamos, una excusa como cualquier otra para tomarnos una cervezaca, y a mi me encantan estas excusas 😀 . Acertadamente, Birraire dejó el formato a elección de cada uno, así que fue más fácil unirse al asunto.

Mi elección de esta 3 Fonteinen fue fácil: adoro las geuze, son un tipo de cerveza difícil de conseguir (al menos las buenas), y de ésta me habían hablado maravillas. Hice una búsqueda rápida y no vi ninguna reseña en español, así que no hubo dudas. Además, no llevo tanto tiempo en el mundillo como para tener muchas joyas guardadas (aunque ésta lleva 9 meses en mi despensa). De hecho, mi elección se puede comprar en el enlace que pongo al final de la nota :-D.

Respecto a si mereció la pena, bueno, yo la disfruté como un enano, aunque es verdad que no me sorprendió (tampoco lo esperaba). Así que creo que si, no será la más rara, pero el propósito original era sacar algo que para cada uno mereciese especialmente la pena, y para mi, una geuze lo mejor que me puedes echar, así que...

Por mi parte, ya estoy pensando en qué guardar para el año que viene... aunque creo que ya lo tengo elegido, jojojo 😆 .

24May/128

Foudroyante Gueuze

Foudroyante_gueuze

Foudroyante Gueuze - http://www.ratebeer.com/beer/foudroyante-gueuze/27951/
También conocida como Lindemans Gueuze - http://www.ratebeer.com/beer/lindemans-gueuze/9083/

Esta es otra de las cervezas que compré en un Carrefour de Francia, pensando que sería de allí, dado que el nombre no me sonaba en absoluto. Sin embargo, es un alias de la Lindemans Gueze, una marca belga que hace bastantes cervezas tipo lambic (es decir, de fermentación espontánea, usando levaduras salvajes en vez de cultivadas) de cierto corte comercial, por decirlo así, aunque no exentas de calidad en muchos casos. A ver si esta geuze (mi estilo de lambic preferido, una mezcla de varias añadas de lambic puras) es uno de ellos :-D.

Tras quitar la chapa, descorcharla, y servirla en el tumbler (uno de los vasos belga más tradicionales) luce un color naranja oscuro, siendo ligeramente turbia, y mostrando una espuma que tiene algo más de brio que lo habitual en el estilo, aguantando una fina capa.

El aroma en botella no estaba nada mal, el típico rollo que recuerda a sidra, afrutada, como a manzana verde ácida. Servida se suavizaba un poco y me pareció que perdía algo de caracter. Aun así, es el aroma clásico del estilo, aunque mucho menos ácido de lo habitual, y sin ese olor como a heno o establo, como muchos lo definen.

El trago perdía algo de fuerza frente al aroma, aunque no me pareció nada mal. Nuevamente era ese sabor que me hace pensar en sidra, aunque en este caso me llevó más hacia una comercial, tipo El Gaitero (pero mucho mejor para mi gusto), que a una de verdad, ya que tenía más toques dulzones que ácidos, que es lo normal. Diría que el toque a vinagre se notaba más que en otras geuzes, pero como muy compensado por el dulce.

En general, en comparación con otras que he probado del estilo, me pareció bastante suave, ideal para iniciarse, y además, me supo muy refrescante (con el calor que hacía la verdad es que no me duró nada 😳 ). El dulce que tenía no se llegó a hacer empalagoso, y eso que me recordó un poco a aquella Faro de la misma marcaque no pude ni terminarme :-S .

Sus 4º pasaban evidentemente inadvertidos, tanto para mi paladar como para mis facultades cognitivas :-D, y una cosa que no me convenció fue el escasísimo gas. Me suele gustar que la burbuja que picotée un poquito 🙂 . Con ese toque más dulce que ácido, le hubiese ido bien un queso fuertecito, tipo parmesano reggiano. Uf, qué forma de salivar de pensarlo 😛 .

Una buena geuze, sin más (ni menos :-D), ideal para quitar el mono cuando no tienes a mano alguna de las bestias como la Cantillon o la Mariage Parfait:-D, y que sería un buen fichaje para el verano si estuviese disponible en las grandes superficies al precio al que la compré en aquel Carrefour (no sabría decirlo con exactitud, estaría rondando los 1.75€ la botella de 37.5cl).

11Mar/126

Cantillon Vigneronne

Cantillon_vigneronne

Cantillon Vigneronne - http://www.ratebeer.com/beer/cantillon-vigneronne/6074/

Como lo prometido es deuda, hice de tripas corazón y rebusqué en lo más hondo del armario cervecero para encontrar esta lambic de frutas belga (en concreto, macerada con uvas blancas), nada menos que una Cantillon que esperaba guardar largo tiempo tras leer cierta opinión muy positiva que me llamó especialmente la antención :-). Sin embargo, lei por ahí que las lambic de frutas perdían el caracter afrutado con el tiempo(ganando en acidez... um, ¿bug o feature :-D?), así que fue toda la excusa que necesitaba :-D.

Al abrirla me preocupó un poco que el corcho se veía en mal estado, incluso un minúsculo agujero invisible había dejado salir una gotita hasta a la chapa... glups, espero que no esté mala.

Servida en el vaso tumbler, tenía un color naranja, y era turbia, con una fina espuma que no duró mucho y una burbuja igual de fina. Las lambic de este color que he probado siempre me recuerdan a un zumo de manzana o un mosto, y se me hace muy refrescante a la vista.

El aroma me pareció muy fino, al principio lo encontré difícil de notar, sin embargo al beber creció un poco en intensidad. Me recordó mucho a la geuze de la misma casa, con esos toques muy cítricos que también me recuerdan a la manzana, y como no, a la sidra. En ésta no noté tanto el famoso olor que dicen que es a establo 😆 , quizá estaba pero como tenía menos olor que otras...

El sabor me pareció muy rico, nuevamente me recordó a alguna de las geuze que he probado, quizá era más cítrico que la de la propia casa, y eso me hizo pensar en la Boon Oude Geuzecon ese toque a limón ácido, aunque ésta Vigneronne me pareció mucho menos metálica que aquella, de hecho nada.

Aun gustándome mucho, no fue lo que me esperaba. No noté las uvas, era todo puro ácido (que yo personalmente adoro, por eso me gustó), con ese toque raro de las geuzes en la garganta, pero sin llegar a metálico. Parecida a su hermana la Cantillon Geuze, pero quizá más sencilla, menos... compleja 🙂 aunque bastante potente.

Estaba riquísima, porque a mi me encantan esos sabores tan ácidos (me tomé la segunda parte del vaso con un poco de queso grana padano y... uf, demasié). Aun así sospecho que es de esas pocas cervezas que yo notaría una gran diferencia entre barril y botella, y que merece tomar lo más fresca posible. Quizá le han pasado factura esos dos años desde que se embotelló en cuanto al sabor afrutado, así que habrá que buscarla más fresca y comparar (de hecho en la etiqueta se recomienda no esperar más de un año después del embotellado, y su fecha de consumo preferente era de diciembre de 2012, contrastando con los 20 años de otras lambic).

De momento, en estos sabores, me quedo con la Geuze de la casa, o la espectacular Mariage Parfait. Aun así, una muy buena cerveza que me costó 10.45€ en El Cervecero, algo cara como corresponde a un capricho :-), que es lo que es. Eso si, a otro precio la tomaría cada semana :-D.

3Oct/113

Boon Oude Gueze Mariage Parfait

La_foto

Boon Oude Gueze Mariage Parfait - http://www.ratebeer.com/beer/boon-oude-geuze-mariage-parfait/12027/

"Un duro día en el curro merece un cervezote", fue lo que pensé al abrirme esta geuze belga embotellada en el 2006, la tercera que pruebo de este tipo de lambic tras la versión "light" de ésta, la Boon Oude Geuze. Al desenroscar el metal que cubre el corcho éste salió disparado (de hecho se ve cómo se llevó la cabeza metálica de la tapa superior, creando una bonita escena, pero vertiendo parte del líquido (noooooo :-(!!!). Se ve que tras tanto tiempo fermentando en la botella estaba la presión por las nubes (no quiero imaginar si esperas a su fecha de caducidad, enero de 2030 😆 ).

Una vez servida, tiene ese color que parece habitual en este estilo, un naranja oscuro, y muy turbia. La espuma, por su parte, cruje al compactarse, pero a pesar de eso no duró mucho, aunque quedó una capa aceptable.

Joer, vaya aroma. En la botella me recuerda totalmente a sidra algo dulzona, pero una vez servida... Es que no sé a qué se parece, pero es muy denso, recuerda al olor del campo o de una granja o... No sé :-D! Suena a coña pero es que es curioso de verdad, a mi la verdad que me encanta pero igual puede echar para atrás. Además se huele a distancia, me pareció bastante aromática.

Por su parte el sabor no deja indiferente, a mi la verdad es que me encanta con esa acidez y ese toque metálico que se queda en el interior de los carrillos. También creo que tenía ese toque cítrico de su hermana pequeña (lo notaba sobretodo al relamerse, si, suena a coña xD), pero mucho más suave, me gustó más porque no dominaba, era un toque sutil.

También me pareció que daba un poco de calorcito alcohólico en la garganta, pero no me pareció que estuviese en el sabor, a pesar de sus sorprendentes 8°. Un sabor completo, con un punto refrescante para mi gusto, y que puede resultar muy extraño, aunque a mi me tiene ganado. Además duraba en la boca la tira,

Me pareció espectacular, quizá pelín menos sabrosa que la Cantillon, pero con un toque de calorcito alcohólico muy agradable, y un aroma realmente potente, que se notaba mucho. Me encantó, y mereció la pena gastar los 3.10€ que pagué por esta botella de 37.5cl.

28Ago/112

Boon Oude Geuze

Boon_oude_geuze

Boon Oude Geuze - http://www.ratebeer.com/beer/boon-oude-geuze/4631/

Mi segunda gueuze, ésta una un poco más asequible pero también muy bien valorada, y con una presentación más normal en una botella de 25cl (manteniendo, eso si, la fecha de caducidad del 2030). Al servirla, esta vez en uno vaso tipo flauta (uno de los adecuados para este estilo), hizo una espuma algo más consistente que otras cervezas "parecidas" que he tomado, aunque no demasiado. El color, un naranja clarito y con buena burbuja, parecía, en gran parte por el vaso, champán turbio.

Al olerla, me pareció que tenía el aroma entre sidra, vinagre y eso otro que no sé qué es que también tenía la Cantillon, pero era mucho menos afrutado que ésta, tenía un toque como metálico.

El sabor al principio me pareció que recordaba un poco al del champán, pero lo que dominaba era el sabor ese como metálico (mi novia dijo que le parecía como lamer un fregadero, espero que no lo haga a menudo :-D). Al cabo de unos sorbos me pareció que tenía bastante limón, pero no el limón de los refrescos, sino limón de verdad, ácido, con eso tan delicioso del limón que hace que se te comprima la boca de la acidez (no era tan extremo como un limón a pelo, claro, pero me pareció que tenía ese toque).

El potente gas también hacía pensar en el champán, y sus 7º no se notaban (o se notaban de otra manera que no tengo identificada con alcohol, que también podría ser :-D).

No me pareció tan rica como la Cantillon, aunque el sabor a limón me pareció muy "natural", por decirlo así. Quizá esto la haga algo más apta para empezar con este estilo, aunque me siguió pareciendo algo extrema, aunque en este caso, mis gustos personales casan mucho con esos sabores ácidos tan potentes. Me costó unos aceptables 1.95€ en El Cervecero.