Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

10Jul/132

Engelszell Gregorius Trappistenbier

Engelszell Gregorius Trappistenbier

Engelszell Gregorius Trappistenbier - http://www.ratebeer.com/beer/engelszell-gregorius-trappistenbier/171748/

El ligero parón en la actividad del blog no sólo se ha debido a las muchas barbacoas, algunas regadas con helles, y otras con otras cosas, sino a un viaje de fin de semana a Viena, en el que a la vuelta mi mujer tuvo la feliz idea de proponer una parada en la abadía de Engelszell, que recientemente saltó a la fama cervecera por convertirse en el octavo monasterio trapense que fabrica y vende su propia cerveza (y que por cierto, es muy bonito).

Esto me permitió hacerme con una cerveza apropiada para celebrar la entrada número 250 😀 , una quadrupel austriaca que los monjes han dado en llamar Gregorious y que es turbia y de color entre granate y violeta, además de lucir una generosa espuma que fue creciento lentamente hasta formar un gracioso copete.

Al abrir la botella ya salía un dulce aroma a chocolate y toffee, muy belga, agradable e intenso. El caso es que servida apenas noté aroma al principio, y tardó mucho en volver a notarlo mi nariz, aunque cuando lo hizo era afrutado e intenso.Engelszell Gregorius Trappistenbier details

El sabor es sin duda muy belga de nuevo, muy afrutada, tipo ciruelas rojas o pasas, o fruta escarchada, y con un final alcohólico que no me molestó en el sabor pero si noté de forma muy agradable en la boca y garganta en forma de calorcito tipo licor (tiene 9.7º, que no es ninguna tontería). Tenía una ligerísima nota metálica, o eso me pareció en los primeros tragos pero no especialmente molesta o notoria.

En el regusto también me pareció muy acaramelada, un poco tipo piruleta, y me hizo pensar en una dubbel hipervitaminada, recordándome a la excelente Abbaye des Rocs Brune. El caso es que con los tragos se volvió un poco desbocada, excesivamente sabrosa, empalagosa incluso, con un sabor muy tipo higos o similar. Bien es cierto que me tomé botella y media, pues de tan intensa Carol se dejó la mita 😀 .

Es curioso: la juzgué bastante descompensada y algo empalagosa, excesivamente intensa y pelín alcohólica... y me encantó. Quizá es que hacía mucho que no tomaba nada así, pero me pareció muy buena a pesar de sus "fallos", si se los quiere considerar como tales. Me da la impresión de ser buena candidata a meterla en el sotano y olvidarse de ella un par de años. La compré directamente en el monasterio a 2.50€, un precio que no es caro, aunque algo subido para ser venta directa.

9Nov/124

St. Bernardus Tripel

Image

St. Bernardus Tripel - http://www.ratebeer.com/beer/st-bernardus-tripel/2528/

Para celebrar el stout day😆 me abrí esta tripel de la cervecera belga St. Bernardus, cuyo simpático monje siempre augura buen producto. El aspecto en la tulipa es el clásico del estilo, a saber: rubia, turbia, con una potente turbina de gas saliendo del centro y con una espuma jabonosa que empieza con ganas y de la que aguanta un dedo.

Al acercar la nariz me dio la impresión de que iba a tener pegada alcohólica para aburrir. Tenía el típico olor como cítrico que me recuerda a piel de naranja mezclado con un olor muy belga, alcohólico. No desagradable, más bien como perfumado, como a colonia cuando hueles directamente el bote.

Efectivamente, el trago me pareció cañero como pocos (aunque sus 8º, sin ser poca cosa, tampoco son pa tanto), me hizo pensar enseguida en la Westmalle Tripel que tan cuesta arriba se me hizo la primera vez hace casi dos años, con ese sabor afrutado que calienta el cuerpo y la garganta, aunque en esta St. Bernardus se me hizo cada vez más suave.

En cualquier caso no me llegó a molestar, se ve que ya me he hecho un hombre 😆 (de hecho reprobé la Westmalle hace pocoy me gustó bastante), pero tampoco me entusiasmó. Curiosamente, a ratos cambiaba y se me hacía bastante dulce, pero siempre pareciéndome un pelín descompensada.

En fin, una tripel de libro: rubia, afrutada, alcohólica (y pesar de ello, traicionera, pues me dejó KO). Estaba buena, pero era un pelín alcohólica para mi gusto. Aun así, es una cerveza que podría tomar en cualquier ocasión (salvo por que me deja algo piripi 😀 ). Me costó unos muy razonables 2.10€ en El Cervecero.