Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

27Abr/125

Mikkeller Monk’s Elixir

Mikeller_monks_elixir

Mikkeller Monk's Elixir - http://www.ratebeer.com/beer/mikkeller-monks-elixir/72913/

Tras un tiempo sin darle a una cerveza de postre, me decidí por este elixir de los monjes del cervecero Mikkeller, conocido por su estilo "gipsy" (vamos, que va de cervecera en cervecera con sus recetas haciendo lo que le viene en gana :-D). Esta quadrupel, de hecho, se elabora en la belga De Proefbrouwerij, como muchas otras Mikkeller, aunque sea de procedencia danesa.

Al lío, que servida ya luce interesante, muy oscura, casi negra, pero con toques granates a trasluz, y una espumaza que hizo un copete como sólo un vaso trapense puede lograr :-D. La duración es otro cantar, lo normal.

El aroma ya se huele al abrirla, desde la botella, muy dulce, más suave de lo que esperaba. Me pareció de primeras afrutado, tipo ciruelas rojas muy maduras. También me parecía, aspirando mucho, que tenía un toquecito a algo dulce, primero pensé en chocolate, pero luego me pareció que era algo tipo vainilla (o batido de 😀 el caso es que me hizo pensar en algo lácteo). Aun así, era menos intenso de lo que esperaba. Luego, al empezar a beber, me recordó un poco al aroma del clavo (quitando ese toque como salado que tiene).

El sabor también es dulce de primeras, incluso parece que va a ser demasiado, pero justo al pasar de la lengua me dejaba un buen toque a amargo lúpulo que llenaba mucho el paladar (un sabor que se me hizo un poco parecido a la menta), y además el alcohol se deja notar con un agradable calorcito en la garganta (tiene 10º de nada), con lo cual quedaba bastante compensado.

Me pareció que tenía otro toque como ácido, no sé... quizá como un poco a madera (bueno, nunca he bebido zumo de madera, así que... a lo que me imagino que debe saber). Por momentos me hizo pensar en el whisky (bebida en la cual no puedo ser más profano, así que igual un buen whisky no tiene nada que ver 🙂 ) .

Um, pues no sé, ese último toque como a madera mezclado como algo que me recordaba a menta acabó dominando, incluso se notaba en el aroma, e hizo que se me hiciese ligeramente cuesta arriba hacia la mitad. Es curioso, porque luego al final, le volví a coger el punto y el último tercio lo disfruté mucho... excepto el último poquito, que entró medio solo, ¿quizá incluso un poco aguada? A lo mejor es que se me durmió un poco la lengua de tantos rollos :-D.

Desde luego, es una cerveza para tomar bien despacio, porque tiene unos cuantos matices y ese sabor que va cambiando conforme bebes. Por momentos me recordó un poco a la Gouden Carolus Christmas, no sé porqué. Diría que en aquella también había esos toques, pero en su momento no me fijé.

Las quadrupel no son mi estilo favorito de cerveza oscura (donde se ponga una imperial stout :-D...), pero aun así he probado cosas como la increible Rochefort 10 y diría que ésta le queda bastante por debajo. Estaba buena y me pareció "compleja", que diría aquel, pero los sabores que dominaban a ratos no eran mis favoritos. A mi novia, sorprendentemente, le pareció muy rica. ¿Algo está cambiando?

Aun así, una muy buena cerveza, aunque en su estilo hay mucha chicha y es difícil competir. Aun así, potente, sabrosa y algo traicionera como corresponde, pero no repetiré: no es la mejor que he probado y me costó unos muy caros 3.95€ en El Cervecero.