Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

13Nov/142

Haandbryggeriet Norwegian Wood

Haandbryggeriet Norwegian WoodHaandbryggeriet Norwegian Wood - http://www.ratebeer.com/beer/haandbryggeriet-norwegian-wood/71087/

Otra de las joyitas que me trajo el amigo Pau cuando estuvo de visita fue esta traditional ale noruega (que parece ser un intento de recrear las cervezas que se hacían en ese país cuando las granjas estaban obligadas por ley a hacer cerveza, y en la que se han usado bayas de enebro, que ni sé lo que son 😀 ).

Turbia y de color marrón anaranjado, sólo con abrirla se notó un olor realmente curioso: era ahumada, si, pero tenía también un algo que de primeras me hizo pensar en alguna especia de las que se echa a los guisos, tipo romero, pero que al airearse cambió más a fruta madura, como ciruelas de tarta (pasas, dijo Carol). Muy aromática e intensa, vaya.

Al primer trago me pareció realmente rica, muy ahumadita (del que me recuerda a salmón ahumado 😆 ) y un poco belga, un poco afrutadilla, pero tampoco me pareció que mucho. Dejaba un regusto muy particular (quizá pelín ácido) que me hizo pensar de nuevo en las especias de la primera olfateada, y que seguramente serán las bayas esas.

Para más inri, a pesar de ser tan sabrosa, dejaba el paladar como limpio, sin apenas sabor en la boca.. Con los tragos se me fue haciendo algo más afrutada, más belga, lo que con el ahumado redondeaba un trago realmente delicioso. Sus 6.5° se hacían respetar, pero no pegaban

Sabrosa, aromática y realmente curiosa, me terminó por cautivar. Es quizá una de las mejores cervezas que he tomado últimamente, y como las otras de Haandbryggeriet, no me dejó indiferente. Eso si, seguramente salga cara, por ejemplo en Zombier sale a 5.50€, y sus precios suelen ser muy razonables.

1Oct/142

Engelszell Benno Trappistenbier

Engelszell Benno TrappistenbierEngelszell Benno Trappistenbier - http://www.ratebeer.com/beer/engelszell-benno-trappistenbier/196688/

Pues la otra birra que nos llevamos del monasterio trapense de Engelszell tras visitarlo de pasada fue esta belgian ale (aunque en este caso es austríaca). Con que esté la mitad de rica que su Gregorius me vale 😀 .

Servida tiene un aspecto la mar de apetecible: entre granate y marrón, turbia y con buena espuma, pide a gritos acercar la nariz a ver qué se cuenta.

Y bueno, pues huele la mar de bien, un olor que me pareció muy dubbel belga, dulce y afrutado, con esos tonos que a mi me hacen pensar en frutas rojas maduras, tipo ciruelas o así. A pesar del dulzor me pareció que al terminar de inspirar venía un toquecillo como ácido, quizá cítrico, me recordó un poco a la riquísima Abbaye des Rocs de navidad.

Eso que era tan sutil en el olor tomó protagonismo en el trago, pues además de la fruta típica de una cerveza de estas me pareció en el regusto bastante más entre ácida y amarga de lo que yo esperaba. De hecho casi diría que era bastante lupulada, lo cual compensaba bien, redondeaba el trago para mi gusto, además de hacerla original.

Curiosamente, poco a poco el perfil belga más clásico fue ganando presencia hasta hacerme casi olvidar cómo había empezado. Sus 6.9º no me pareció que se notasen, excepto quizá en lo seca que dejaba la lengua.

Pues me pareció muy buena, sabrosa y con un punto original que además la alejaba muy mucho de ser empalagosa, y que gracias a cómo fue cambiando la hizo la mar de entretenida. Aunque no sale muy barata, al haberla comprado directamente en el monasterio, no fue para tanto: unos 2.50€.

15Feb/146

Westvleteren 12 (XII)

Westvleteren 12 XIIWestvleteren 12 (XII) - http://www.ratebeer.com/beer/westvleteren-12-xii/4934/

Pues nada mejor para cerrar un día como hoy que celebrar la entrada número 300 con esta cerveza de la cervecera belga Westvleteren, que combina dos curiosidades (lleva bastante tiempo en el número 1 de Ratebeer, y durante muchos años sólo se podía comprar directamente en el monasterio, al menos de manera oficial) que la convirtieron en leyenda dentro del mundillo birrero. Además, forma parte del pequeño club de cervezas trapenses, (ya sabéis, esas que se elaboran en monasterios trapenses siguiendo ciertas reglas).

Esta botella tiene otra curiosidad, y es que está serigrafiada como la edición especial que sacaron a la venta en packs de 6 para conseguir fondos para reparar el techo (los pobres monjitos tenían goteras :lol:), que llamaron XII (aprovechando que la hicieron en 2012, aunque la original, que en teoría es la misma, también se llama 12 😀 ), pero a diferencia de la copita, que si es de dicho pack, esta botella lleva en mi despensa desde noviembre de 2011, comprada por mi primo Fons (muchas gracias!) en Bruselas (y de hecho, la fecha de consumo preferente era de noviembre de 2013).

En fin, que servida tiene un color marrón oscuro, aunque menos de lo que yo esperaba (de hecho se ve a trasluz bien roja), turbia y sin nada de espuma (lo pequeño de la copa no contribuye, pero aun así se disipó a base bien.

Al acercar el hocico huele muy bien, muy... "oscura", a chocolate y caramelo (recordando toffee), pero también un poco a bizcocho de esos "húmedos" en licor que llaman borrachos, y, curiosamente, me recordó un poco al olor de la leche. Por su parte, Carol dijo "pero si huele más a sangría que a birra! así como a vino" 😀 . En cualquier caso me pareció un aroma más ligero de lo que esperaba.Westvleteren 12 XII - details

Sobretodo comparado con el trago, que era bien potente, belgian ale en estado puro, y muy en sintonía con el olor: más chocolate y caramelo que fruta (aunque a mi siempre me recuerdan a esas ciruelas pasas de los asados, y tras varios tragos curiosamente me hizo pensar en el sabor de una pera), con un toque muy a licor, quizá pelín dulce pero compensada al ser algo alcohólica, de esas que dejan calorcillo en la garganta, y una sensación cremosa y densa en la lengua.

Pura sabrosura, y a pesar del toque a alcohol, algo traicionera, pues yo no diría que tiene los 10.2º que pone en la chapa.

Es verdad que me parece que está al nivel de las mejores que he probado,  aunque el recuerdo que tengo de la Blonde y la 8 es mejor, pues aquellas me entusiasmaron (aunque sólo las he probado una vez, y eso también influye) y ésta me hace símplemente mover la cabeza afirmativamente con un gesto de satisacción, en plan "bien hecho, si señor" 😆 . Aun así, es una gran cerveza de postre que, de estar accesible (en localización y precio), tomaría muy a menudo.

10Jul/132

Engelszell Gregorius Trappistenbier

Engelszell Gregorius Trappistenbier

Engelszell Gregorius Trappistenbier - http://www.ratebeer.com/beer/engelszell-gregorius-trappistenbier/171748/

El ligero parón en la actividad del blog no sólo se ha debido a las muchas barbacoas, algunas regadas con helles, y otras con otras cosas, sino a un viaje de fin de semana a Viena, en el que a la vuelta mi mujer tuvo la feliz idea de proponer una parada en la abadía de Engelszell, que recientemente saltó a la fama cervecera por convertirse en el octavo monasterio trapense que fabrica y vende su propia cerveza (y que por cierto, es muy bonito).

Esto me permitió hacerme con una cerveza apropiada para celebrar la entrada número 250 😀 , una quadrupel austriaca que los monjes han dado en llamar Gregorious y que es turbia y de color entre granate y violeta, además de lucir una generosa espuma que fue creciento lentamente hasta formar un gracioso copete.

Al abrir la botella ya salía un dulce aroma a chocolate y toffee, muy belga, agradable e intenso. El caso es que servida apenas noté aroma al principio, y tardó mucho en volver a notarlo mi nariz, aunque cuando lo hizo era afrutado e intenso.Engelszell Gregorius Trappistenbier details

El sabor es sin duda muy belga de nuevo, muy afrutada, tipo ciruelas rojas o pasas, o fruta escarchada, y con un final alcohólico que no me molestó en el sabor pero si noté de forma muy agradable en la boca y garganta en forma de calorcito tipo licor (tiene 9.7º, que no es ninguna tontería). Tenía una ligerísima nota metálica, o eso me pareció en los primeros tragos pero no especialmente molesta o notoria.

En el regusto también me pareció muy acaramelada, un poco tipo piruleta, y me hizo pensar en una dubbel hipervitaminada, recordándome a la excelente Abbaye des Rocs Brune. El caso es que con los tragos se volvió un poco desbocada, excesivamente sabrosa, empalagosa incluso, con un sabor muy tipo higos o similar. Bien es cierto que me tomé botella y media, pues de tan intensa Carol se dejó la mita 😀 .

Es curioso: la juzgué bastante descompensada y algo empalagosa, excesivamente intensa y pelín alcohólica... y me encantó. Quizá es que hacía mucho que no tomaba nada así, pero me pareció muy buena a pesar de sus "fallos", si se los quiere considerar como tales. Me da la impresión de ser buena candidata a meterla en el sotano y olvidarse de ella un par de años. La compré directamente en el monasterio a 2.50€, un precio que no es caro, aunque algo subido para ser venta directa.

25Ene/134

Grottenbier Bruin

Grottenbier Bruin

Grottenbier Bruin - http://www.ratebeer.com/beer/grottenbier-bruin/9805/

Pues esta dubbel resulta ser de la cervecera belga St. Bernardus, prestigiosos como ellos solos. Servida pinta desde luego muy bien, con ese color marrón anaranjado y turbia, un aspecto que rara vez ha ido acompañado de decepción 🙂 .

Al acercar el hocico.... Mmmm, ¡muy intensa! Me recordó mucho a las primeras dubbel que probé, dulce, especiada, muy afrutada, pero en ese caso me hizo pensar enseguida en una cerveza de trigo oscura, me recordó mucho a ese aroma entre plátano y chicle de fresa que tienen algunas dunkel weisse :-D. Muy aromática y en mi escala de gustos particular, de los aromas más agradables que pueda oler 🙂 . Grottenbier Bruin details

El sabor me entusiasmó menos, aunque estaba muy rica. Me pareció otra vez muy dubbel: afrutada, de eso que me recuerda a ciruelas maduras, y especias (por cómo me recuerda al trigo, seguro que lleva clavo), pero nuevamente con eso que... A ciegas, me dicen que es una de trigo oscura y me lo creo.

Si que me pareció que era un poco gaseosa de más. Además, es curioso porque empezó pareciéndome deliciosa, pero a la segunda mitad empecé a notar un sabor muy típico de las belgas que creo que es jengibre y que no me gusta. No era excesivo, pero le restó algo de puntos. Además, juraría que también empecé a notar un poquito de alcohol, y eso que tiene unos 6.5°.

Me gustó esa mezcla entre dubbel y trigo que mi cabeza se empeñaba en identificar, pero cuando empezó lo del jengibre perdí un poco el entusiasmo. Una buena cerveza, que empezó pareciéndome deliciosa. Aun así, muy a tener en cuenta, pues me costó unos moderados 1.72€ en Cervezas Especiales.