Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

13Sep/120

Alpirsbacher Klosterbrau Spezial

La_foto

Alpirsbacher Klosterbrau Spezial - http://www.ratebeer.com/beer/alpirsbacher-klosterbrau-spezial/9658

Fue entrar en la zona norte de la Selva Negra alemana y ver en la puerta de todos los gasthof el luminoso de la cervecera Alpirsbacher, situada en la región (en Baden-Württemberg para más señas), así que había que probarla. Esta helles, su cerveza de batalla, lucía el aspecto más típico de la cerveza tal como se conoce en España, a saber: rubia, transparente, y con una espuma a la que le costó algo formarse, aunque luego duró con cierta dignidad (y se apegó al vaso como si la vida le fuese en ello, que en cierta manera, si que le iba 😀 ).

Nuevamente, con solo abrirla se notaba su aroma a un metro, el típico olor de cerveza cuando el casco lleva vacío un par de días, sin embargo al oler el vaso me sorprendió que ese típico olor a malta iba acompañado con algo que... No sé, me recordó un poco a hierba húmeda.. Aun así era un olor muy ligero.

El primer trago me gustó, aunque el sabor era ligero me pareció bastante agradable, con el típico primer sabor dulce de la malta acompañado de un amargo a lúpulo algo picoso en la lengua (aunque burbuja no me pareció que tuviese mucha, más bien lo contrario) y, como me pasó con la Augustiner, algo seco, más de lo que esperaría en una cerveza tan suave.

Con el paso de los tragos se me fue haciendo más aburrida, me pareció que perdía matices. Mi novia dijo que parecía un mosto, con poco sabor y poco gas, y también que le sabía algo metálica, tras lo que añadió: "está rica" 😆 .

En fin, una cerveza normal, bastante sencilla, pero buena como cerveza de batalla, ya que el medio litro entró como la seda y eso que nuevamente la tomé a temperatura de calle (unos 14°, parece que el minibar no se estila mucho por aquí), y me costó unos baratos 0.85€.