Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

11Jul/127

St Feuillien Saison

St_feuillien_saison

St Feuillien Saison - http://www.ratebeer.com/beer/st-feuillien-saison/101851/

Llevo un tiempo con esta cerveza en la despensa tras la recomendación de Lupuloadicto, y con motivo del #MCV2012, decidí que era un buen momento para echarle el guante, al ser una cerveza apta para la categoría ?? o comodín :-D. Por cierto, que si quieres leer sobre mis otras cervezas elegidas para la ocasión, puedes saltar al párrafo directamente.

Esta saison belga (estilo del que sólo había probado hasta ahora dos maravillosas Dupont), servida en su propio vaso (yay :-D) lucía un color naranja, era muy turbia y se veían algunas burbujitas peleando contra levadura flotando por aquí y allá.

Al acercar la nariz a la botella no me dijo nada, pero servida me pareció totalmente Tripel Karmeliet, muy fresco, con ese toque como bastante cítrico... Y es curioso, porque el sabor también me trajo a la memoria a la excepcional tripel de tres cereales, aunque algo menos alcohólica y ligeramente lupulada.... Aun así, a pesar de tener ese toque, pensé que me encontraría con más lúpulo... Seguramente "fresca" se note más. También me supo bastante como a cereal, como un poco a trigo, lo que me hizo que aumentase ese parecido que mi cerebro se empeñó en sacar con la deliciosa Karmeliet.

Muy buena, aunque no me sorprendió tanto como en su día la Dupont (que quizá ahora tampoco lo haría pero en su día me pareció muy original), me pareció muy sabrosa pero refrescante a la vez (y sus 6.5º, si bien no son poca cosa, no te tumban). Creo que en una cata ciega hubiera dicho que era una Karmeliet, lo cual sólo puede ser bueno. Al no ser a ciegas, pues añado que era algo más ligera y con algo de toque a lúpulo, aunque menos de lo que esperaba (a saber si con la venda hubiese dicho algo de todo esto :-D). Además, me costó unos muy razonables 4.65€ la botella de 75cl. en El Cervecero.

Sobre el MCV 2012

El MCV es una nueva iniciativa del amigo Birraire en la que básicamente nos coordinamos todos los que queramos para contar qué cervezas tomamos (o quizá nos gustaría tomar 🙂 ) asiduamente en verano, dividiéndolo en 3 categorías (LL, DS, ??). Para mi, una cerveza de verano tiene que cumplir que sea refrescante y relativamente ligera, que no tenga demasiado alcohol y que tenga un precio razonable (como en general bebo poca cantidad de cerveza, no necesito que llegue a "barato", y entrecomillo porque como todo, es relativo). Así que aquí van mis elecciones:

LL o La local: al leer esta categoría la elección para mi era clara, la Dougall's 942 cumple todos los requisitos: está bien rica (a paladar y olfato) con ese toque a lúpulo fresco que amarga pero no cansa y pega mucho con los calores, te puedes tomar 3 o 4 botellas sin apenas consecuencias dados sus moderados 4.2º, y tiene un precio más o menos accesible (por ejemplo, 1.90€ en Lúpulo a Mansalva). Desde luego, a un precio tipo 1.5€ en una gran superficie, caerían como roscas.

DS o De súper: Aquí lo suyo es elegir alguna joya escondida del Lidl o Mercadona, una marca blanca o algo que puedas adquirir en six-packs, pero yo, que bebo poca cantidad de cerveza, me voy a permitir subir el listón un pelín 🙂 . Si hay algo que a mi me refresca, es una buena cerveza de trigo alemana, hasta el punto de ser el único estilo del que me puedo beber más de un litro y pico sin cansarme. Y dentro de este estilo, las que más me gustan son las que saben más a cereal. Por eso me quedo con esta Weltenburger Hefe-Weissbier Hell, que es puro zumo de pan, y además tiene unos moderados 5.4º y cuesta alrededor de unos aceptables 1.25€ en El Corte Inglés. Weltenburger suele significar bueno y barato, y ésta no es la excepción.

?? o nombre comodín, en mi caso "porque ligera y refrescante no tiene que significar poco sabrosa": Para esta categoría he elegido la St. Feullien Saison que abre la entrada. El estilo saison en su versión clásica es el estilo veraniego por excelencia, ya que para los campesinos del sur de Bélgica era el sustituto del agua para las largas jornadas de verano, y por eso se hacía con poco alcohol (3º, incluso mezclándola con geuzes clásicas para rebajar la fuerza sin restar sabor) y mucho lúpulo para que aguantaran bien durante el verano (ya que el lúpulo es conservante y antiséptico). Las modernas han cambiado bastante y es raro ver que bajen de los 6º, pero aun así tienden a ser sabrosas pero nada pesadas (la facilidad con que la que cayeron los 75cl de esta botella o de la Dupont en su día así lo atestiguan), y ésta añade el toque a lúpulo para refrescar más si cabe. Además, su relación calidad-precio es muy buena, rondando los 4.50€ una botella de 75cl.