Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

14Sep/126

Hacker-Pschorr Sternweisse

La_foto

Hacker-Pschorr Sternweisse - http://www.ratebeer.com/beer/hacker-pschorr-sternweisse/23545/

Otra de las marcas que más se veían en las terrazas muniquesas era esta Hacker-Pschorr, una cervecera alemana bastante popular y de la que todavía no había probado nada.

Esta weisse tenía un color naranja oscuro (tanto como la König Ludwig, y eso que aquella era dunkel), y como buena hefe weizen, era turbia como ella sola, con una espuma generosa y de aspecto cremoso.

El aroma la verdad es que no me dijo mucho, un dulce típico de una de trigo alemana, afrutado, como a plátano. Con el paso de los tragos empezó a oler como tostada, pero rara, me recordó a aquello tan extraño de la Telenn Du. Incluso llegué a pensar que era el vaso... No sé. Mi mujer tampoco supo identificarlo, a ella le recordó a la salsa de las albóndigas con vino blanco y ciruelas 😆 vaya par...

El sabor se me hizo algo soso... Poco dulce, poca fruta, poco... En general. Sólo un muy suave amargor que siempre me recuerda al del té rojo, y que me dejaba la lengua algo seca, con lo refrescantes que siempre me parecen estas birras! Igual voy a ser yo...

Pues no sé, quizá fue el momento, quizá que estaba templada, pero me pareció bastante normal, un poco decepción porque le tenía ganas. Eso si, barata como todas por aquí: 0.90€ en un pueblo perdido.

13Sep/120

Alpirsbacher Klosterbrau Spezial

La_foto

Alpirsbacher Klosterbrau Spezial - http://www.ratebeer.com/beer/alpirsbacher-klosterbrau-spezial/9658

Fue entrar en la zona norte de la Selva Negra alemana y ver en la puerta de todos los gasthof el luminoso de la cervecera Alpirsbacher, situada en la región (en Baden-Württemberg para más señas), así que había que probarla. Esta helles, su cerveza de batalla, lucía el aspecto más típico de la cerveza tal como se conoce en España, a saber: rubia, transparente, y con una espuma a la que le costó algo formarse, aunque luego duró con cierta dignidad (y se apegó al vaso como si la vida le fuese en ello, que en cierta manera, si que le iba 😀 ).

Nuevamente, con solo abrirla se notaba su aroma a un metro, el típico olor de cerveza cuando el casco lleva vacío un par de días, sin embargo al oler el vaso me sorprendió que ese típico olor a malta iba acompañado con algo que... No sé, me recordó un poco a hierba húmeda.. Aun así era un olor muy ligero.

El primer trago me gustó, aunque el sabor era ligero me pareció bastante agradable, con el típico primer sabor dulce de la malta acompañado de un amargo a lúpulo algo picoso en la lengua (aunque burbuja no me pareció que tuviese mucha, más bien lo contrario) y, como me pasó con la Augustiner, algo seco, más de lo que esperaría en una cerveza tan suave.

Con el paso de los tragos se me fue haciendo más aburrida, me pareció que perdía matices. Mi novia dijo que parecía un mosto, con poco sabor y poco gas, y también que le sabía algo metálica, tras lo que añadió: "está rica" 😆 .

En fin, una cerveza normal, bastante sencilla, pero buena como cerveza de batalla, ya que el medio litro entró como la seda y eso que nuevamente la tomé a temperatura de calle (unos 14°, parece que el minibar no se estila mucho por aquí), y me costó unos baratos 0.85€.

12Sep/120

König Ludwig Weissbier Dunkel

La_foto

König Ludwig Weissbier Dunkel (también conocida como Prinzregent Luitpold Weissbier Dunkel) - http://www.ratebeer.com/beer/konig-ludwig-weissbier-dunkel/8947/

Tras la pertinente visita al castillo de Neuschwanstein, parecía muy apropiado abrirse esta weissbier dunkel de la marca alemana que lleva el nombre del que mandó construirlo (König Ludwig II en este caso). Al servirla, espuma masiva y de excelente duración, acompañando un color naranja oscuro que no parece propio de una dunkel, aunque es tan turbia como corresponde a una hefe weisse :-). Un aspecto la mar de apetecible, vaya.

Es curioso que al abrirla se olió enseguida el típico olor dulce como a chocolate suave, incluso sin acercar la nariz, pero una vez servida era muy ligero, no muy notorio. Además, al principio me olía así, dulce achocolatada, pero con el paso de los tragos se parecía más al típico olor a cerveza de trigo, que recuerda al plátano.

El sabor me pareció bastante típico, empezando con un poco de dulzor suave afrutado de estas cervezas, pero me pareció que el postsabor era más amargo de lo habitual, seco incluso, dejaba la lengua lista para chasquear con el paladar :-D. Me gustó ese toque diferente, aunque al tener un poco de gas de más y un ligero toque como aguado al final, tampoco me encantó, terminando por hacerse ligeramente aburrida.

Bueno, una cerveza de trigo más, buena en mi opinión (aunque tengo debilidad por el trigo :-D), pero su hell la recuerdo mejor. Eso si, precio imbatible, 0.95€ en un pueblo perdido.

11Sep/124

Augustiner Edelstoff

La_foto

Augustiner Edelstoff - http://www.ratebeer.com/beer/augustiner-edelstoff/9605/

Tras unos días de turismo por Baviera (y unas cuantas cervezas por el camino como compañía 😀), qué mejor que una helles de una de las marcad de referencia de la zona, la alemana Augustiner. Con un color amarillo y transparente y una espuma algo efervescente, el aspecto es el de una rubia de toda la vida.

Sin embargo, con acercar el hocico ya noté un aroma bastante distinto (incluso a medio metro, bastante aromática), ese olor como salado que tienen también algunas pale ale y que siempre me recuerda a algo tipo aceite. Aspirando mucho también me pareció notar un poco de lúpulo, ese que me recuerda un poco a algo tipo hierba, aunque era ligero para mi olfato.

El sabor me sorprendió al primer trago, porque era muy suave comparado con lo que el aroma me hacía pensar. Tenía el típico dulzor de la malta, muy ligero, con un amargo a lúpulo más intenso, pero poco duradero, dejando el paladar tan limpio como el aspecto de la cerveza 🙂 .

Buena, sin sorpresas, pero estaba buena y era agradable y refrescante. Si esta es la cerveza de batalla de un bávaro medio, no me sorprende la cantidad de jarras de un litro que ves por ahí, entraba sola incluso a temperatura ambiente como la tomé yo. Además, el precio acompañaba más si cabe: me costó 0.90€ los 0.5l en un super de Füssen.

7Sep/124

Master Tmavý 18°

Image

Master Tmavý 18° - http://www.ratebeer.com/beer/master-tmavy-18o/72653/

Pues curiosamente la primera cerveza que me tomé en Praga no fue una típica Urquell o alguna tmavé ligera que tan bien hacen por aquí, sino esta menos típica Master, una doppelbock (o baltic porter según a quien preguntes) que ni era de barril, ni era ligera con sus 7°. Al menos era lager y checa 😆 . En fin, rarito que es uno :-).

La birra en si era oscura como ella sola, casi opaca (sólo a transluz se apreciaban toques púrpuras como se ve en la foto de detalle) y con una apetecible espuma marrón, aunque no duraba mucho. Al acercar la nariz... Mmmm, chocolate 🙂 . Se notaba bastante el dulce, también me recordó bastante al caramelo. Tenía un poquito de toque quemado, pero más bien poco.

El trago seguía el mismo camino, bastante dulce, incluso demasiado para tomarla a palo seco, y eso que el típico sabor quemado como a café se dejaba notar algo más (Carol, acertada como me parece que está siempre, dijo que me recordaba a una crema catalana, y efectivamente caramelo quemado es lo que mejor me parece que la describiría).

Curiosamente casi al final parecía volverse loca, y empezaba a saber mucho más compleja, como a licor, regaliz... Incluso me recordó a un bizcocho de esos que llaman borracho. Un poco empalagosa para tomar sola. Cuando la pedí en el pub se me hizo buena sin más al principio, pero, con el paso de los tragos y la comida, terminó pareciéndome excelente hasta el punto de repetir, cosa que no me pasa prácticamente nunca pero que en tierras checas ha sido la normal.

Pues una muy buena cerveza de postre, aunque yo que no soy un gran fan del dulce, la recomendaría como la tomé yo, acompañando un guisote (en mi caso fue el típico gulash). Encima me costó unos escasos 1.50€ la botella de 35cl.