Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

27May/1211

3 Fonteinen Oude Geuze

3_fonteinen_oude_geuze

3 Fonteinen Oude Geuze - http://www.ratebeer.com/beer/3-fonteinen-oude-geuze/11168/

Celebrando el primer #FFdA (ver más abajo), le dí a esta geuze de la cervecera belga 3 Fonteinen, seguramente la de mayor reputación en el terreno lambic junto con Cantillon. Esta cerveza, como todas las geuze, es fruto de mezclar lambic puras de diferentes edades (1, 2 y 3 años en este caso), y está hecha con un 60% de malta de cebada y 40% de trigo sin maltear (cosa que me llamó la atención, aunque quizá no sea tan raro).

Servida en el tumbler, tiene ese color naranja oscuro, turbia como ella sola, y con una espuma la mar de volatil, como suele pasar en este estilo.

Al acercar el hociquete, me sorprendió lo suave del aroma. Nada de bofetadas metálicas o sensación de entrar en un establo, más bien me pareció bastante cítrico, con un toque incluso dulce, como a zumo de limón, pero zumo tipo natural, como hecho de un limón recién exprimido (de hecho Carol dijo que olía a limonada 😀 ). El famoso establo fue saliendo tímidamente, o eso me pareció con el paso de los tragos, pero aun así se me hizo muy comedida durante sus 75cl (que por cierto me tuve que beber yo solo, ya que Carol la definió como "muy chunga" :-D).

El sabor al principio me pareció muy ácido (no en plan "muy ácido 🙁 ", sino en plan "muy ácido 😎 " ), tipo limón fresco más que vinagre (aunque diría que también tenía un toque sutil), y de hecho los primeros tragos, al entrar en contacto con los carrillos, los contrajeron a base de bien, como al chupar un limón. A ratos también me pareció que tenía ese fuerte sabor metálico que no es para mi gusto desagradable, sino... um, fresco, no sé, aunque reconozco que es rarete y que recuerda un poco al metálico de un grifo 😀 .

Me recordó en ese sentido un poco a la Boon(aunque mucho más rica), que también tenía sabores metálicos y un toque a limón como muy natural. Eso hizo que me supiese muy refrescante. La verdad es que cuando hace calor, no se me ocurre nada mejor que esto 🙂 .

Además, el postsabor duraba algo más que otras que he probado, y parecía que al final se transformase en un sabor dulce, como si después de darte un sopapo de acidez quisiese dejarte un recuerdo más dulce. Esto, por mucho que me empeñe, es insuperable con un buen queso, así que no me esforcé en ser original, y para el segundo vaso sacamos unos quesos franceses acompañados de mermelada hecha con flores de jazmín, además de una merluza cocinada con mostaza a la trufa, todo ello cortesía de un amiguete que vive por la Costa Azul (gracias, Rubén). La merluza no, claro 😆 .

En fin, justo lo contrario que la anterior Foudroyante Geuze (y van geuze seguidas, estoy que lo tiro :-D): totalmente natural y como debe saber una de éstas: cañera pero refrescante, deliciosa para mi gusto. Como todas las buenas que he probado de este estilo, me pareció de las mejores cervezas que he tomado. Me costó 9.15€ en El Cervecero.

Sobre el #FFdA

El #FFdA es una estupenda iniciativa de Birraire para que unos cuantos frikis de este asunto (y todo el quisiera, claro 🙂 ) dedicásemos un fin de semana en común para sacar esa cerveza (o cervezas) que tenemos guardada desde hace tiempo para una ocasión especial, y a la que nunca nos animamos a dar salida, y lo comentásemos en Internet. También se podría ver como una especie de "a ver quien la tiene más rara" a nivel cervecero :-D. Vamos, una excusa como cualquier otra para tomarnos una cervezaca, y a mi me encantan estas excusas 😀 . Acertadamente, Birraire dejó el formato a elección de cada uno, así que fue más fácil unirse al asunto.

Mi elección de esta 3 Fonteinen fue fácil: adoro las geuze, son un tipo de cerveza difícil de conseguir (al menos las buenas), y de ésta me habían hablado maravillas. Hice una búsqueda rápida y no vi ninguna reseña en español, así que no hubo dudas. Además, no llevo tanto tiempo en el mundillo como para tener muchas joyas guardadas (aunque ésta lleva 9 meses en mi despensa). De hecho, mi elección se puede comprar en el enlace que pongo al final de la nota :-D.

Respecto a si mereció la pena, bueno, yo la disfruté como un enano, aunque es verdad que no me sorprendió (tampoco lo esperaba). Así que creo que si, no será la más rara, pero el propósito original era sacar algo que para cada uno mereciese especialmente la pena, y para mi, una geuze lo mejor que me puedes echar, así que...

Por mi parte, ya estoy pensando en qué guardar para el año que viene... aunque creo que ya lo tengo elegido, jojojo 😆 .

24May/128

Foudroyante Gueuze

Foudroyante_gueuze

Foudroyante Gueuze - http://www.ratebeer.com/beer/foudroyante-gueuze/27951/
También conocida como Lindemans Gueuze - http://www.ratebeer.com/beer/lindemans-gueuze/9083/

Esta es otra de las cervezas que compré en un Carrefour de Francia, pensando que sería de allí, dado que el nombre no me sonaba en absoluto. Sin embargo, es un alias de la Lindemans Gueze, una marca belga que hace bastantes cervezas tipo lambic (es decir, de fermentación espontánea, usando levaduras salvajes en vez de cultivadas) de cierto corte comercial, por decirlo así, aunque no exentas de calidad en muchos casos. A ver si esta geuze (mi estilo de lambic preferido, una mezcla de varias añadas de lambic puras) es uno de ellos :-D.

Tras quitar la chapa, descorcharla, y servirla en el tumbler (uno de los vasos belga más tradicionales) luce un color naranja oscuro, siendo ligeramente turbia, y mostrando una espuma que tiene algo más de brio que lo habitual en el estilo, aguantando una fina capa.

El aroma en botella no estaba nada mal, el típico rollo que recuerda a sidra, afrutada, como a manzana verde ácida. Servida se suavizaba un poco y me pareció que perdía algo de caracter. Aun así, es el aroma clásico del estilo, aunque mucho menos ácido de lo habitual, y sin ese olor como a heno o establo, como muchos lo definen.

El trago perdía algo de fuerza frente al aroma, aunque no me pareció nada mal. Nuevamente era ese sabor que me hace pensar en sidra, aunque en este caso me llevó más hacia una comercial, tipo El Gaitero (pero mucho mejor para mi gusto), que a una de verdad, ya que tenía más toques dulzones que ácidos, que es lo normal. Diría que el toque a vinagre se notaba más que en otras geuzes, pero como muy compensado por el dulce.

En general, en comparación con otras que he probado del estilo, me pareció bastante suave, ideal para iniciarse, y además, me supo muy refrescante (con el calor que hacía la verdad es que no me duró nada 😳 ). El dulce que tenía no se llegó a hacer empalagoso, y eso que me recordó un poco a aquella Faro de la misma marcaque no pude ni terminarme :-S .

Sus 4º pasaban evidentemente inadvertidos, tanto para mi paladar como para mis facultades cognitivas :-D, y una cosa que no me convenció fue el escasísimo gas. Me suele gustar que la burbuja que picotée un poquito 🙂 . Con ese toque más dulce que ácido, le hubiese ido bien un queso fuertecito, tipo parmesano reggiano. Uf, qué forma de salivar de pensarlo 😛 .

Una buena geuze, sin más (ni menos :-D), ideal para quitar el mono cuando no tienes a mano alguna de las bestias como la Cantillon o la Mariage Parfait:-D, y que sería un buen fichaje para el verano si estuviese disponible en las grandes superficies al precio al que la compré en aquel Carrefour (no sabría decirlo con exactitud, estaría rondando los 1.75€ la botella de 37.5cl).

22May/1214

Domus Aurea

Domus_aurea

Domus Aurea - http://www.ratebeer.com/beer/domus-aurea/141638/

Este fin de semana, en el estupendo festival AMCA 2012 (del que todavía estamos hablando, y lo que queda :-D), pude probar 7 ricas cervecitas de todos los colores. De todas ellas, dejé fuera esta Domus Aurea, ya que tenía la botella en casa esperándome. Sin embargo, la recomendé a unos amigos, y el sorbo que le di fue suficiente para decidir abrírmela hoy mismo.

Esta IPA española (hecha en Toledo, concretamente) de inspiración estadounidense es una de las cervezas más celebradas del panorama artesanal de nuestro país, y me la han recomendado varias veces, así que aprovechando la ocasión, la serví en el vaso del susodicho festival, en el que tenía un color amarillo (más clara de lo que pensaba que sería), siendo ligeramente turbia. La espuma, por su parte, era generosa como se ve en la foto, y a pesar de ser más bien gaseosa aguantó con entereza.

Al acercar el hocico, um... es curioso, en el festival cuando la olisqueé noté esa fruta tropical que últimamente parece que me busque :-D. ¿Quizá era el barril? ¿O que era yo el que lo buscaba y no alrevés 😆 ? El caso es que aquí me olió sobretodo a pino, bastante intensamente (aunque no tanto como algún zumo de pino estadounidense). Aspirando mucho si se notaba algo de fruta, pero más ácida, más... cítrica. ¿Quizá es el famoso pomelo que dicen que aporta el lúpulo cascade?

El sabor me pareció muy propio del estilo, lupulada como ella sola, amarga, pero a la vez bastante contenida. No sé, era sabrosa, pero no cansaba. Nuevamente, me supo a pino, a bosque húmedo, supongo que a resina que dicen algunos (sabor que noté  especialmente al salir el gas por la garganta 😀 ), incluso un poco a hierba en los últimos tragos, quizá también con un toque cítrico, como un limón bien verde. Es curioso que esos sabores a pino que las primeras veces me resultaron tan extraños hoy me parecen muy agradables e incluso de lo más refrescantes.

A pesar de ser contenida en alcohol (tiene 6º), me parecía notar calor en la garganta, para nada desagradable. Además, al contrario que la reciente Punk IPA o la 942, con la que comparte algunos sabores y aromas, si que dejaba postsabor, incluso bastante sensación de sequedad en la boca, pero me pareció que su bebilidad estaba fuera de toda duda (¿o igual es que ya me estoy acostumbrando :-D?). De hecho, me pareció que el último tercio perdía algo de fuerza. De hecho, mi novia, nada amiga del rollo amargo, la definió como suave (esta mujer siempre sabe cómo sorprenderme 😆 ).

Tomándola, se me antojó sobremanera un buen pincho de tortilla. Me pareció que, siendo una cerveza relativamente ligera, le pegaba un sabor no demasiado fuerte. Además, siendo española, como que le pegaba, y en una terracita a ser posible (me temo que va a ser demasiado pedir :-D). Como no tenía a mano, cayó a palo seco (como siempre, vaya 😆 ).

La verdad es que estaba bien buena, aunque el hecho de venir después de los dos monstruos que he comentado le restó algo de puntos. Pero como he dicho alguna vez, una IPA que me deje con ganas de otra no es habitual. Como siempre, candidata a cerveza de diario sino fuese por su precio, que anda en unos habituales 2.20€ en El Cervecero.

15May/1212

Dougall’s 942

Dougalls 942Dougall’s 942 - http://www.ratebeer.com/beer/dougalls-942-nueve-cuatro-dos/166058/

Volvemos a terreno nacional  con esta cerveza producida en Cantabria (aunque creo que el maestro cervecero es inglés, y es el que da nombre a la cerveza), de la que había leído cosas muy buenas.

Serví esta pale ale española de bonita etiqueta (repleta de detalles) repitiendo vaso de sesión (una cerveza de este estilo y con sólo 4.2º si que es una cerveza de diario :-D), en el que tenía un color naranja, ligerísimamente turbia, y con una espuma blanca bastante cremosa que se adiere a base de bien al vaso, aunque no dura mucho. Esto tiene que entrar solo si o si :-D.

Joer, el aroma al acercar la nariz a la botella es exagerado. La serví y no cambió, si lo de ayer era afrutado, esto es un monotema dominado por el mango. No pude oler otra cosa, un aroma dulce que me recordó al sorbete de dicha fruta. Raro, pero realmente con el calor que hacía te invitaba a pegarle un buen trago. Mi novia, tras unos segundos de no dar con ello, dijo que era melocotón en almibar, que diría que es parecido. Caray, un mono-aroma realmente espectacular que no sé de dónde saldrá dado los lúpulos (en la etiqueta pone que usan cascade y simcoe, y ninguno parece que aporte rollo afrutado).

El sabor al primer trago no tiene nada que ver 😆 ¿cómo lo harán? Me alucinan estos contrastes. El caso es que me supo amarga, rollo IPA estadounidense, pero más suave, bastante bebible, con un postsabor muy limpio, ligera y agradable. Tras los tragos, y buscándolo mucho si que notaba un pelín el mango del olor, pero vamos, realmente sutil.

El caso es que poco a poco me pareció que se mezclaban en el sabor el amargo con el dulce del aroma, y viceversa, siendo más difícil de identificar qué en dónde. Genial 🙂 y sobretodo sorprendente dada su graduación.

Por la proximidad en tomarme una y otra, ésta me podría pasar como una versión light de la Punk IPA de ayer, y si aquella me encantó, de ésta no podría decir nada peor (aunque es bastante más ligera, eso si). Un aroma realmente sorprendente, y un sabor no muy complicado, pero muy rico. Muy buena, para tener durante todo el verano y parte del extranjero en la nevera, aunque sale algo más cara de lo deseable (me costó 2.25€ en El Cervecero).

14May/1210

BrewDog Punk IPA

Brewdog_punk_ipa

BrewDog Punk IPA - http://www.ratebeer.com/beer/brewdog-punk-ipa-56/135361/

El buque insignia de la cervecera escocesa BrewDog (que son tan buenos cerveceros como marketinianos, con todo el rollo destroyer que venden) es esta Punk IPA, que antes era algo más cañera y luego parece que la suavizaron, amén de empezar a venderla enlatada en six-packs (que por cierto, parece que el tema lata no resta sino lo contrario). Vaya, cualquiera diría que la quieren convertir en tu IPA del día a día :-).

Para los no avezados, decir que la IPA venía a ser una pale ale con sobrecarga de lúpulo, pero hoy por hoy es casi un sufijo que se le añade a cualquier cosa para decir "amarga de narices" (además de ser una moda en el mundillo).

Así, decidí servirla en un vaso saison, del día a día, en el que tenía un aspecto bastante apetecible: cualquier cosa naranja, transparente y con una buena espuma blanca, cremosa y duradera lo tendría con 35º de máxima que hemos tenido hoy en Madrid :-D.

Se supone que esta IPA es de las que usa el famoso lúpulo neozelandés Nelson Sauvin, que le da rollos a uva en el aroma (creo), pero lo primero que noté al abrirla es ese aroma a pino 😀 también conocido como lúpulo americano (aunque no sé concretar qué variedad es el que le da ese rollo). Al servirla, confirmé que es lo que más notaba, ese aroma a bosque húmedo, supongo que a resina, que dicen algunos.

Es verdad que es bastante afrutada, pero no huelo la fruta a la que me ha acostumbrado la cerveza belga, sino algo tipo... mango, o piña, así muy refrescante y con un punto ácido. Además, una vez sabiéndolo (casi me da pena que así fuera :-P) si que se nota esa uva blanca. Caray, qué aroma más espectacular, tengo que reconocerlo.

El sabor, en contraste, no es muy exigente, sin que sea una pega. Es un punto sabrosa, notándose en la lengua un poco todo lo del aroma, pero sutilmente, y con un toque a eso que en las pale ale me recuerda a algo salado tipo aceite, con el contrapunto amargo del lúpulo dándole un toque, pero nada exagerado.

Se quedaba un poco en los carrillos, pero me pareció que el postsabor era muy limpio, contribuyendo a que no cansara nada (quizá al final era un poco seca, pero nada que me molestase). Eso si, el aroma no se iba ni a tiros, ¡qué caña!

Sorprendente, una IPA que me deja con ganas de otra 😆 normalmente es un estilo que me gusta pero me satura rápido, pero de ésta me podría tomar el six-pack entero sin problema (bueno, no, pero un par de latas si 😆 ), realmente me supo a una cerveza del día a día, dentro del estilo, claro. Mientras la tomaba, se me antojó sashimi, sobretodo el del atún rojo (¿quizá he leído algo de IPA + sushi y estoy sugestionado? no recuerdo), y si me pedís algo más local, una buena cecina saladita (que es lo que finalmente usé para el último culín :-D).

Me esperaba la típica bomba de lúpulo que se lleva ahora, pero la bebebilidad está fuera de toda duda, y el aroma es la pera (o el mango, vaya 😆 ). Muy buena, para repetir a menudo, sobretodo si tuviésemos ese six-pack en el super. Ésta la compré en El Cervecero a 2.20€.