Una cerveza al día… … mantiene al doctor en la lejanía

28Jul/112

Rodenbach Grand Cru

Rodenbach_grand_cru

Rodenbach Grand Cru - http://www.ratebeer.com/beer/rodenbach-grand-cru/1194/

Y sin comerlo ni beberlo (bueno, esto último si :D) me planto ante la tercera sour o wild ale del mes, estilo típicamente belga, en este caso de la no menos típica cervecera de ese país, Rodenbach. Con un color granate oscuro y muy turbia, y con una espuma cremosa que surgió con la misma facilidad con que se fue.

El aroma es el que ya estoy empezando a asociar con este estilo (aunque parece ser bastante variopinto, así que lo asociaría sólo a las cervezas belgas de este tipo 🙂 ), con ese rollo a sidra, ácido, que recuerda un poco a manzanas verdes, pero en este caso me pareció como más... oscuro o denso, menos fresco, no sé cómo expresarlo mejor. El caso es que me recordó lejanamente al vino tinto, pero no terminaba de ser eso... a la segunda o tercera olisqueada ya lo tenía claro: realmente a lo que me recuerda es al vinagre. Ese ese mismo aroma fuerte y agrio, nada desagradable para mi gusto, pero esto ya es muy personal (me gusta mucho el vinagre 🙂 ).

De hecho, el sabor también me pareció que tenía un toque a vinagre, incluso quemaba agradablemente la garganta al tragar, y me dejaba un post-sabor bastante intenso que acentuaba el parecido a dicho condimento. También tiene ese toque ácido y dulce que me recuerda a la sidra y a las cerezas respectivamente, como las otras sour o wild ale que he probado, pero creo que bastante menos. Lo que me pareció que predominaba era rollo avinagrado, bien mezclado con el sabor afrutado propio del estilo.

Es como la versión potente o intensa de su hermana, la rica y refrescante Rodenbach, y de hecho la diferencia es que en la Grand Cru predominan las cervezas viejas, ya que tiene dos tercios de cerveza añejada en barril de roble durante dos años, siendo el resto cerveza joven. Es más, por lo que he leído, antes la Grand Cru era sólo cerveza añejada especialmente escogida, pero se ve que les salía caro 😀 y ahora eso lo hacen con la Rodenbach Vintage, que según tengo entendido tiene una tirada mucho más limitada y es más difícil de conseguir (dado su método de elaboración y selección, parece lógico que así sea).

No sabría decir si se nota ligeramente el alcohol, al ser bastante potente el sabor quizá era eso o quizá era otra cosa, pero el caso es que sus 6º tampoco son demasiado. Eso si, por la pegada que tenía, dudo mucho de que fuese esa la graduación, me quedé más bien como me quedo después de tomarme una de 8º :-D. Igual las cervezas añejadas en barril no siempre terminan con la misma graduación... no sé :-).

Me permito usar el término compleja para describirla, porque me pareció que realmente lo es (otras también, pero sólo usaría ese término por sugestión de leerlo a los guruses :-D). Muy rica y original, no me dejó para nada indiferente. No sabría decir si me gustó más que su hermana menor, pero sí me sorprendió bastante más. Muy recomendable para estimular paladares no muy duchos en el asunto, como el mío :-D. Me costó 2.15€ en El Cervecero.

26Jul/114

Liefmans Goudenband

Liefmans_goudenband

Liefmans Goudenband - http://www.ratebeer.com/beer/liefmans-goudenband/4663/

Preciosa presentación para mi segunda sour o wild ale (literalmente, ale amarga o salvaje), con su envoltura de papel, su tapón tipo sidra o champán, y hasta una endidura en la base de la botella para servirla como las botellas de cava o champagne. La fecha de caducidad, como en muchas cervezas de este estilo o de tipo lambic, es sorprendente (no sé si se aprecia en la foto, pero pone que caduca en el 2020, dan ganas de enterrarla en plan cápsula del tiempo). El color es un marrón tipo cocacola, y la espuma, cremosa aunuque no generosa, pero aguanta una fina capa. Servida en un vaso tan típicamente belga como el estilo de esta cerveza, y según Ratebeer, uno de los apropiados para este estilo.

Al quitar el corcho, una buena cantidad de vapor se queda flotando sin salir, invitando a acercar la nariz. Al hacerlo, el aroma me pareció dulce y afrutado, tipo sidra, a manzanas, con un toque ácido. Al empezar a beber me costó notarlo, pero curiosamente, hacia la mitad, empecé a notar un aroma que me recordó a las dubbel más afrutadas como la reciente Corsendonk Pater, lo que me gustó mucho más. No me pareció muy intenso, pero si muy curioso y bastante apetecible.

"Esto si que sabe a sidra", es lo primero que pensé al probarla. Es ácida y provoca al beberla que la boca se comprima, como cuando chupas un limón. Tiene ese toque a manzanas verdes de la sidra, aunque al seguir bebiendo noté ese sabor a cerezas que me es familiar de otras del mismo estilo (y que fue excesivo en la Lindemans Faro), pero mucho más suave, el punto justo para mi.

Me habían comentado que tenía bastante toque a vino, pero no me lo pareció para nada, al menos vino tinto... Quizá un poco a uno blanco en cuanto a lo afrutado, pero no sé, ese amargo-acido como a salsa tártara a mi me recuerda a una sidra de las de verdad. Por su parte, me sorprendió el alcohol, unos potentes e inesperados , que me dejaron un poco k.o, y que no te imaginas por el tipo de sabor (ni se notan en absoluto en el mismo). Muy logrado.

Curiosa y muy rica, a pesar de su peculiar y ácido sabor se bebe muy fácil y me deja con ganas de seguir investigando este estilo y sus primos lejanos (qué ganas de echarle el guante a una buena geuze). Me costó 2.70€ en El Cervecero y me pareció muy recomendable y original.

25Jul/112

Corsendonk Pater

Corsendonk_pater

Corsendonk Pater -http://www.ratebeer.com/beer/corsendonk-pater-abbey-brown-ale/994/2/1/

Tras el buen sabor de boca (nunca mejor dicho :-D) que me dejó su Agnus, ya le tenía ganas a este dubbel de la cervecera belga. Con un color casi negra, granate al mirarla a trasluz, y con una buena turbina de espuma subiendo desde el centro de la copa. La espuma tenía ganas (tanto que se salió una parte de la botella al abrirla), pero era bastante gaseosa y se terminó disipando.

Al acercarme la copa a la nariz, me pareció que era un punto más afrutada que otras dubbel. Por momentos sí que creí notar ese rollo a caramelo o regaliz habitual en el estilo, pero si aspiraba más diría que predominaba la fruta roja, como ciruelas algo dulces. Me pareció bastante intenso, y ganó mucho al beber en vez de lo contrario :-).

El sabor me pareció suave en el primer trago, con un toque amargo y un largo y rico postsabor que también me pareció bastante afrutado y... oscuro, por decirlo así :-D, con un puntito picante en la lengua y sin que se notase nada el alcohol (tiene 7.5°). No era excesivamente sabrosa, pero me gustó mucho el postsabor.

Una muy rica dubbel (últimamente estoy que lo tiro con este estilo, me está dando muchas alegrías en cierto modo esperadas), con un excelente y persistente aroma y un sabor no excesivamente sabroso, pero rico y bastante persistente en la lengua. Los de Corsendonk saben lo que se hacen :-D, no hay duda. La compré en El Cervecero a 2.15€.

24Jul/114

Weihenstephaner Korbinian

Weihenstephaner_korbinian

Weihenstephaner Korbinian -http://www.ratebeer.com/beer/weihenstephaner-korbinian/7823/

Una nueva cerveza de la que se dice la cervecera más antigua del mundo, la alemana Weihenstephaner. Después de su excelente weisse la tenía guardada como oro en paño, y cuando ya tenía decidido tomarla el excelente post de Jab me preparó el terreno con un poco de historia y confirmando mis buenos pronósticos :-D. Negra casi opaca, con un toque granate a trasluz, y con una bonita espuma no especialmente persistente.

El aroma me pareció bastante intenso, muy dulce y como a quemado, como una imperial stout, pero algo más como quemado, quizá... o no sé, quizá era más dulce. ¡No sé :-D! Al beber me pareció que se volvía menos intenso.

El sabor me pareció aun muy intenso, con ese contrate dulce-amargo como a azucar quemada. Como con la Weltenburguer me pareció super sabrosa pero no sé concretar más, ¿será que así sabe la malta muy tostada y yo sin saberlo :-D? También me supo un poco a eso que me recuerda a chocolate negro y toffee, pero no se me vino a al cabeza de primeras.

Es curioso, ese contraste se intensificaba si paladeaba con el lateral de la lengua antes de tragar, quizá dejándose notar un poquito el
alcohol, pero vamos, de ser eso, es casi imperceptible (tiene 7.4°y se sirve en medio litro, así que hay que andarse con ojo :-D). Me pareció además bastante densa, para tomársela con cuchara, y con un postsabor dulce-amargo quemado muy largo y rico.

Potente, sabrosa, densa, y con buena pegada: si te dicen que es alemana, no te sorprende :-). Si te van las cervezas con mucho sabor y te gusta el estilo dulce amargo quemado, me parece muy recomendable. Muy repetible. Me costó 2.15€ en El Cervecero.

20Jul/112

St. Bernardus Pater 6

St

St. Bernardus Pater 6 - http://www.ratebeer.com/beer/st-bernardus-pater-6/2529/

Lejos queda ya aquella primera St. Bernardus que me tomé en la fatídica noche de fin de año (fatídica porque a las 2 de la noche estaba vomitando la cena y luego me pasé 4 días bastante enfermo, al igual que mi novia), y a la que tengo que dar otra oportunidad (tengo la otra que compré todavía en la despensa esperando). Para intentar remediar ese mal recuerdo, me abrí ayer la pequeñade esta familia de cervezas belga de tan buena reputación. Servida en un vaso de La Trappe (aunque no sea trapense, juega en el mismo tipo de liga 🙂 ), con un adorable color marrón anaranjado, turbia como ella sola, y con una muy buena espuma, cremosa (no hay más que ver el espectacular aspecto que tenía en la foto), que se disuelve en parte, aguantando hasta el final la capa que quedó.

Con este aspecto, lo último que me podía esperar al olerla en botella es que me recordase a las weisse alemanas y un poco a las tripel belgas, con ese aroma dulce tipo plátano. Um, raro, pero el caso es que en la copa, aspirando y aspirando, acabé por sólo notar lo que yo tengo asociado al olor de una dubbel, ese aroma más "oscuro" que me hace pensar en regaliz y frutas rojas o secas (creo que en ésta me vinieron a la cabeza pasas o esas ciruelas secas que se ponen a veces en los guisos). Sorprendente el contraste :-), y para mi gusto un aroma excelente.

El sabor también me pareció puramente dubbel, me gustó porque el primer trago me resultaba muy suave y ligeramente dulce, como algo azucarado pero sin resultar artificial, pero luego me pareció que dejaba un post-sabor muy intenso y duradero, seco y suavemente amargo. Nuevamente me hizo pensar en las pasas, que para mi tienen ese mismo contraste entre dulce y amargo. Creo que esto de las pasas es típico en muchas dubbel, pero nunca se me había ocurrido hasta ayer :-), luego dándole vueltas diría que no es la primera vez que lo saboreo, pero no lo había asociado hasta ahora.

Me pareció que el rollo regaliz no se notaba mucho en el sabor, lo que agradecí, ya que a veces me resulta algo empalagoso. El alcohol no lo noté en absoluto (tiene 6.7°, una graduación ideal para mi gusto, ya que relaja sin atontar), y me pareció bastante densa, casi cremosa al tacto.

Muy rica, me encantó el aroma y me pareció bastante sabrosa, con un gran post-sabor y con los tonos que a veces me empalagan ligeramente más suavizados que en otras de su estilo. Creo que debe ser una de las mejores dubbel que he tomado, aunque quizá me gusta más la Chimay Rouge (tengo que probarla de nuevo para poder comparar 🙂 ). La compré en El Cervecero a 1.80€.